banner ad

Una criatura llamada Rayné Hance

| October 7, 2011

Imágenes cortesía de @Alastor

La Letrina se viste de luto. Por años, este prestigioso blog se ha dedicado a exaltar, distinguir y hasta divinizar la figura de Rayné Hance González. Desde hace mucho tiempo los letrineros hicimos de Rayné ese tipo de eminencia mística, y aunque su silueta simulaba bastante la anatomía de un jabalí , nuestros ojos vieron en él es más hermoso unicornio. Rayné falleció el pasado 5 de octubre luego de complicaciones al haber tenido un infarto cardiaco; no era para menos, pues ese era el único punto blando de Rayné: su corazón. Rayné amaba tanto su profesión que murió el mismo día que Steve Jobs para así irlo a entrevistar al más allá. No puedo continuar sin antes recordar un poco sobre un escrito viejo en el cual abundé sobre los verdaderos héroes de la noticia, y esto es lo que yo pensaba de esta joya periodística.

Este caballero fue la razón por la que nació el site beautifulpeople.com pues las chicas estaban cansadas de ir a citas a ciegas y que se toparan con este engendro del más allá. Serio por convicción, feo por naturaleza,Rayné se ha desempeñado en todas las facetas del periodismo,donde ha servido hasta para hacer los crucigramas y hasta una vez escribió el horóscopo.El exótico rostro de Rayné ha sido la razón por la que los medios “le han dado de culo” según nos dijo de una forma agitada, mientras hacía muecas que sólo pueden ser alcanzadas por una persona normal mientras se chupa un limón seguido por un tamarindo. Rayné actualmente se dedica a asustar los nenes que no se quieren comer las verduras y dice que “todavía no han visto lo mejor de él“. Su amistad con Melwin Cedeño los ha llevado a crear la obra infantil “Chevy versus la criatura Rayné” en donde se trata el tema de la importancia de la actividad física y las burlas hacia las personas impedidas.

Mucho reímos con Rayné. Demasiado diría yo. Su vida – a pesar de estar constantemente en el ojo público por ser periodista o por devorar junta a una pandilla de criaturas las hortalizas de los granjeros en Lajas- fue casi anónima. Incluso, si ponen “Rayné Hance” en Google, no aparece biografía de este caballero. Es como si él hubiese venido de otro planeta.Quizás no tengamos datos de su vida, ni cuando fue la primera vez que atacó a una persona, o cual es su codificación genética, lo que no podemos negar es que Rayné era tan especial que se veía mejor gordito que delgado. Aún lo recuerdo de niño, cuando sin pestañar ni una vez frente a la cámara en una entrevista de cinco minutos, no vacilaba en darnos la información que queríamos saber. Nunca titubeó a la hora de preguntar. Yo me atrevo a decir que Rayné fue víctima de su propio físico, pues nunca lo pusieron de reportero ancla. Todos sabemos que quizás no podía competir con galanes como Robertos Cortés, Ramón Enrique Torres y con los ojazos Tonyvegacianos del juanadino Guillermo José Torres; pero él era mucho mejor periodista que todos ellos juntos.

Pero Rayné era la noticia encarnada: cruda, dura y sin adjetivos bonitos.Rayné era especial. No lo digo por su sour face, sino
porque nunca se quitó ante la adversidad.Rayné era uno de esos pocos periodistas que investigaban y preguntaban sin tener agendas
escondidas. Tampoco le tiraba la “mala leche” como hace Normando Valentín cada vez que puede a Tomás Rivera Schatz. Nunca vi a Rayné con ese egocentrismo de algunos periodistas de querer ser parte de la noticia, aun cuando el periodismo se trata de informar y no de volverse analistas de sucesos.También recuerdo a Rayné informar en pleno huracán, y lo increible es que nunca sacó sus extensas alas de gárgola para dominar los fuertes vientos, sino que enfrentó la adversidad como Jesuscristo: en su forma humana. Nunca lo vi exagerar. No era como Rafael Lenín que para las bembas cuando entrevista a Fortuño y pretende que ignoremos que es yerno de Luisito Vigoreaux y que su esposa es asesora de Alejando Garcia Padilla.No, eso no lo hacía Rayné. Quizás Rayné era bajito, pero no así fueron sus ganas de soñar. Muchas veces le gritaron “Molde de hacer rellenos” mientras jugaba baloncesto en las canchas de Carolina, pero eso no amilanó y hasta se hizo llamar “La estaca donde amarran los potes de jamonilla”.

Se nos fue una vida. Mientras personas sin talento como Mexicano consumen todas las drogas del mundo y sobreviven, la vida nos arrebata a alguien de bien. Rayné fue tan querido por el pueblo ,que hasta en el descanso profundo ,fue mencionado en la sección del GPS de los famosos en El Despelote pues lo vieron acostado en la funeraria Ehret.Nunca entenderemos a Dios y la forma en que escoje cuando nos toca partir. La vida de Rayné debe ser estudiada en las escuelas de Comunicación Pública. Su legado, aparte de devorar sandwichitos de mezcla en las fiestas de las emisoras, será que un verdadero comunicador hace lo imposible por lograr su objetivo, que es informar ,no comentar. Rayné, gracias por ser objetivo y no intentar guiarnos hacia tu opinión, sino que dejaste que nosotros mismos llegáramos a nuestras propias conclusiones.Gracias por tan feo como tan franco. Aquí en La Letrina, siempre te recordaremos.

About the Author:

Gurú farandulero, filósofo, analista político, pinto rejas, hago mudanzas y boto escombros. Autor del worst seller "Las Cavilaciones de un Escritor Loco". Insultos son bien recibidos en Twitter @Macetaminofen
Filed in: Sin Categoria
×