banner ad

Susan Soltero: una criatura del mar

| December 23, 2012 | 15 Comments

Susan danza

Macetaminofen, el mismo que descubrió que cuando los vibradores maten cucarachas los hombres no vamos a servir pa’ un carajo, hoy vuelve al único blog boricua que se propone hacerle justicia a la clase artística y figuras públicas de la isla.

Durante este fin de semana, la reportera del tiempo, Susan Soltero, una vez más saltó a los titulares de los periódicos luego que atacara por la red social Twitter a Daniel “El Vejigante” Droz. Soltero, quien al parecer se acostó a dormir el martes a las 6:15 AM y se despertó el viernes a las 9:00 PM, desató su ira sobre La Droz, pues el conocido locutor a comienzos de la semana se mofó de la obesidad de Jay Fonseca; acto que terminó con Fonseca diciéndole “infeliz” y Droz pegándole fuego a Husky Moda, tienda donde el conocido abogado compra sus mamelucos y Wranglers 42×30.

La Letrina, amantes de la objetividad y expertos en el arte del “lleva y trae”, no queremos desvirtuar las palabras de la ser humana Susan, así que las vamos a citar para que no se diga por ahí que nosotros tenemos la veracidad de Luis Fortuño. Cabe destacar que minutos antes de que estallara en ira, Soltero había twitteado

“Lluvia y frio toda la noche. Coquies cantando felices. Q rico. Linda navidad.”

Al parecer, al cántico del coquí se unió el eterno sacamostro: la dulce copla de un grillo. Eso, y el haber roto la regla de que a los gremlins no se les alimenta durante la noche, fue lo que provocó que a Soltero le diera un tantrum y escribiera:

“Le faltaste el respeto a Jay. No eres quien para juzgar el físico de una persona. Eres una bully. Poco t dijo. Yo t hubiese dicho atrevida, presumida, insensible, bully, fea. Atrevida. Come mierda.”

Aquí lo cabrón no solo es el ataque a Daniel, sino que Susan es lo suficientemente estricta con los acentos, pero se pasa por el joyo culminar el monosílabo “te”. Susan, cuya belleza es tan deforme como una maqueta del Barrio La Perla hecha de plastisina por un nene de tres años, no vaciló en atacar a El Droz al decirle “fea”. Pero eso no quedó ahí: Soltero pone un punto y luego continúa el ataque diciéndole “come mierda”. Susan es de los gatilleros que te remata en el piso.

La sirena

Debemos tener claro es que Susan se la tenía apuntaíta a Droz hace tiempo. Ese “comemierda” uno no lo suelta así porque sí.
¿Por qué Susan actuó así? Para entenderla, debemos conocer un poco más de su trasfondo.

Susan Inés Soltero nació el 7 de julio de 1961, aunque aparenta más edad. Es la tercera de cinco hijos, o sea, la hija sandwich o embarazo menos deseado. Este tipo de niño “del medio” suele afrontar varios traumas, pues siempre termina heredando las blusas de sus hermanos mayores, y cuando estas piezas de vestir llegaban a ella, ya el cuello estaba lo suficientemente esbembao que era imposible no andar con los hombros al aire libre. Siempre vivió en ese limbo de amor, ya que sus dos hermanos mayores eran la autoridad, mientras que sus dos hermanos menores eran la ternura. Ella era la que papá mandaban a cambiar el canal, pues para ese tiempo no exitía el control remoto. Susan siempre era muy despistada, por lo que cuando comía se tardaba bastante.

En una época donde si no avanzabas con la mestura, te la quitaban si llegaba la visita, Susan se tuvo que lamber la arepa cinco de cada siete día al quedarse si el apreciado pedazo de carne, pues ya un vecino le había mangao el truco a la candorosa Susan. Aún así nadie en la familia se explicaba por qué carajo Susan no rebajaba.

En el 1978 Soltero se gradúa de escuela superior, y gracias a una beca para jugar softball con varones, parte hacia los Estados Unidos. Su dominio del “skill game” “Operation” la motivo a estudiar pre-médica, estudios que cambió por Comunicaciones, pues es harto conocido que los estudiantes de D siempre emigran a ese campo profesional.

Primer amor de Susan

En el fatídico año de 1983, Susan Inés comienza a laborar en lo que siempre soñó: soldando jaulas de jueyes. Fue este oficio lo que la acercó a su nueva gran pasión: el mar. La lejanía de su patria la llevaba todas las noches a caminar por la orilla de la playa y pensar en su familia, que a su vez estos NO pensaban en ella. Era más raro ver a un nene de Somalia sin moscas en el culo que ver a Susan con compañía. Con una botella de Cutty Sark y un guiro, Susan tocaba sus canciones favoritas de Nydia Caro viendo el crepúsculo y quedándose dormida borracha en la fría arena. Una noche, cansada de la monotonía y de que ni los Testigos de Jehová le tocaran a la puerta, decide entrar al agua ebria.

Ya en el agua, Susan comenzó a mover el culo como una sirena, ¿pero qué pasa? Susan no tiene ni una pizca ‘e nalgas, por lo que se fatigó a los dos minutos. Susan se detuvo cansada a mear en el mar, y extasiada por la expulsión de los orines, no vio que venía una ola que inevitablemente la golpeó. El final de Susan Inés era inminente. Susan, enemiga desde la cuna de la física, se hundió rápidamente.

Pero Gaia nunca deja solos a sus hijos, y milagrosamente un manatí la salvó y la llevó hasta la orilla. El manatí le metió con la chola en el estómago, haciendo vomitar a Susan el agua y las dos libras de mortadella con pan sobao que se había jartao 20 minutos antes de meterse al mar.

BeFunky_CrossProcess_1

Susan no podía creerlo. Estaba ante la presencia de, lo que ella creía que era un príncipe sireno, su primer y único amor: el manatí Radamés. Radamés y ella comenzaron una relación de sólida amistad, pues el mamífero la mandó pal friend zone a la pedrá. Radamés era lo único que tenía Susan, y hablar con él durante horas largas era lo único que la mantenía cuerda en aquel inhóspito, distante e insípido lugar.

Una noche, una ganga de la zona luego de haber consumido drogas, se topó con Susan y Radamés. Los forajidos no lo pensaron dos veces: iban a hacer de las suyas. Fue así como, luego de una discusión por ver quién violaba a Susan, los pandilleros decidieron violar entre todos a Radamés y aguantar a Susan para que miraba lo que le hacían al sirenio. Soltero gritaba que la violaran a ella, e incluso, se soltó de los malechores y se desgarró las vestiduras quedando totalmente desnuda. Error craso cometió Susan: le metieron con una botella, le rajaron la cabeza y la movieron a un sitio para que no estorbara mientras continuaban violando al mamífero.

En la mañana, Susan despertó aturdida, con una sábana cubriéndola, sin rastro de semen en su vagina ni ano. Ni la más mínima gota de semen tenía encima de su salamandrezca anatomía. A lo lejos Susan se percata de que Radamés estaba tirado… con tremendo bukkake en su cuerpo gris y sin vida. El manatí había sido asesinado.

Susan tomó el cuerpo de Radamés, lo montó en su Toyota Pickup y fue al cuartel más cercano. Susan explicó lo sucedido, pero -en su pobre dominio del inglés- no le creyeron y fue acusada de homocidio a una especie en peligro de extinción. Luego de dos años de juicio, Susan sale absuelta pues no se pudo demostrar que Susan fue la que eyaculó el semen que ahogó al animal, aunque tampoco el Tribunal quedó claro en si Susan era mujer. Soltero juró defender hasta la saciedad al mundo marítimo y así decidió regresar a su isla.

Susan Camel Toe

Soltero consigue trabajo en Univisión donde comienza labores como guardia de seguridad. Susan todas los días miraba el cielo y podía pronosticar si iba a llover con solo ver las nubes tornarse oscuras. un día, cansados de que Roberto Cortés le comiera las nalgas a su espacio de meteorología, la cadena decide hacer la sección más pintoresca, pues sabían que estaban perdidos ante la voz y ojazos de Cortés. Es así como por un golpe de suerte, Susan Inés, en uno de sus constantes despistes, entra al baño de los varones y nota que los zapatos del que estaba haciendo caca eran del director de la emisora. Susan pide un break y lo amenaza con tumbarle el switch de las luces del sanitario. Ante la tensión del caballero de partir la soga en el inodoro, le da la oportunidad a Soltero.

Susan comienza su sección, y desde el primer día sus pronósticos eran equívocos y desacertados. Susan literalmente no pegaba una.
Ante la negativa de Elwood Cruz, Felipe Gómez, José Figueroa, y el propio Rommy Segarra, de conducir el espacio, no tuvieron más remedio que dejar a Soltero en la plaza. Susan sabía que sus días estaban contados, e incluso, no faltaba a su trabajo ni con dengue hemorrágico para que no tuvieran ni una excusa de botarla pal carajo. Así comienza a ganarse el respeto de su público, o sea, en verdad no la respetaban un carajo, pero le caía bien a la gente.

Susan ríe

Soltero no dudó en aliarse a causas a favor del medio ambiente, y causa que Susan apoyaba, causa que se jodía. Incluso, Soltero quiso participar de la protesta para sacar la Marina de Vieques, y los aldeanos -sabiendo la nube negra que tenía ella- le pagaron a los agentes del muelle para que los perros antidrogas la marcaran, y tuviera que volver a la isla grande.

Susan, a quien la vida le dio limones y está destinada a usar brasieres con relleno, tuvo más de una década de lo que se podría decir con las muelas de atrás como “gloriosa”. Con la llegada de Ada Monzón, se le acabó el pan de piquito a Susan. Rápidamente le dan un Nokia con cámara y la mandan a hacer exteriores. No solo eso, le dan una sección llamada “Susan y su ambiente” para hacer lucir a Soltero como que está en eterno safari. Susan no se amilanó, y decidida a robarse el show, ha llevado la sección a otro nivel. En su espacio transmitió en tiempo real una guerra entre dos bandos enemigos de hormigas, un guaraguao tratando de llevarse a un bebé de seis meses, salvó a dos perros que se quedaron pillaos teniendo sexo, es la más acérrima activista en contra de los pampers que flotan en Gozalandia y hasta rodó por una loma del Morro protegiendo con su vida el micrófono de Univisión.

Susan baila

Susan, quien nunca ha escuchado un dulce “te quiero”, aún sigue aferrada a su pasión por el mar, y la pueden ver con su kayak por las playas regañando a las parejas que se meten a copular en el agua. “Eso raspa, llévala a un motel”, grita Soltero para espantarles el polvo a un sinnúmero de amantes. Después de tantos años en los que ha sufrido constantes atropellos, Susan no se la deja montar de nadie. Muchas veces se desespera y parece una desalmada disparando barbaridad tras barbaridad, pero la mayoría de las ocasiones no tiene razón. Fémina al fin, Soltero puede viajar en solo segundos por la montaña rusa de la bipolaridad, y si Légolas tiene como arma un arsenal de flechas que no acaban, Susan tiene un saco de histeria infinita.

Jennifer Aniston pudo superar a Brad Pitt, pero Susan aún recuerda a Radamés, y el mínimo motivo en que crea que se va a cometer una injusticia, ella ataca sin misericordia a la defensa de los indefensos. No se confundan, detrás de ese 97% de masa blandita, hay un corazón con un peto de metal dispuesto a enfrentarse al más ruín y mezquino de los hombres. Aún Susan va todas las noches a la orilla de la playa. Ya no bebe, pero todavía toca guiro y las canciones de Nydia Caro que tanto le gustaban a Radamés.

Quizás por eso Susan Soltero atacó a Daniel Droz. Quizás Jay Fonseca le recordó a su querido Radamés. Quizás la manzana de Adán de Droz le recordó a aquellos canallas que violaron a su amigo. Lo que estamos seguros es que donde se cometa un atropello, donde la iniquidad sea la norma, y la infamia sea aplaudida, no habrá quién detenga a Susan, la vengadora que resucitó del mar.

Dicen que la vida es como una caja de chocolates: a los gordos les dura menos. Es por esto que hoy La Letrina le hace un pequeño homenaje a la gran Susan Inés Soltero. Gracias por los recuerdos que nos hacen reír. Gracias por todo, Susan.

About the Author:

Gurú farandulero, filósofo, analista político, pinto rejas, hago mudanzas y boto escombros. Autor del worst seller "Las Cavilaciones de un Escritor Loco". Insultos son bien recibidos en Twitter @Macetaminofen
×
  • lasnalgasdeshaveli

    veta al krajo cabron no voy a leer to eso…

  • Tienes que hacer la bio de Daniel Droz.

  • Ay cabrón. Si supieras lo que hago mientras leo esto. Gracias por hacerme reir.

  • Michaelnariz

    Hace falta la rebelde droz para la letrina

  • el0n1

    Jajajajajajaja! No me reía tanto desde que ví el capítulo (Los Pantalones de Don Ramón) en El Chavo del 8

  • Rastaino

    Tas cabrón Alexis…me hiciste la fokin tarde con este post. Yo que estaba a punto de ahorcarme con mis propios dreads!

  • Tato Cagao

    Puñeta Gloria Soltero me sacó una erección solo con verle la frente en la foto. Como carajo es eso posible?

  • Estoy esperando la tercera parte de la serie de Jay. Esto es un relleno en lo que llega ¿verdad?

    Adelante y éxito.

  • JIJIJIJIJI POBRE SUSAN. ERA RADAMES SU AMOR, YO SIEMPRE PENSE QUE ERA MOISES, EL MISMO QUE TONY CROATTO SE CLAVO UNA VEZ EN MAR CHIQUITA.

  • sexybomm™

    Solo una mente tan llena de palo viejo y fanta de china se le ocurre tanta loquera

  • Tito El Diguero

    Que mucho me encojonaba cuando el viejo mio me mandaba a cambiar el Panasonic de botones.

  • @AbaddonAngelus

    Entonces Jay Fonseca le recuerda a su gran amor, Radames?

  • palanku

    esto esta mejor q el programa de chistes Noche Ilegal

  • Una caravana de peos vaginales hicieron el coro a la lectura de tan infame post

  • lo lei completo,eso ya es un triunfo pobre Susan ..esto debe ser una broma de los Inocents