banner ad

Que Bonita Bandera

| October 11, 2013 | 13 Comments

cruz_ropa

Saludos a todos los letrineros. Besos a los que me recuerdan y flores para el que ya me olvidó. Mi nombre es Gazoo Starr, y hoy vengo a hablarles de un tema que nos incomoda a todos. Les hablaré de esos que son víctimas y victimarios utilizando “la carta homosexual”.

El último incidente ocurrió cuando Orlando “El Fenómeno” Cruz decidió utilizar la bandera puertorriqueña en la vestimenta para su pelea. El problema es que la confeccionó con los colores que lleva la bandera del orgullo gay. Son muchos los que consideraron esto una ofensa o no están de acuerdo. ¿Y qué pasó? La comunidad homosexual, o sus llamados líderes, le achacaron el rechazo a “la homofobia rampante”.

Esta declaración, el llamarle “homofobia rampante” a todo lo que no va de acuerdo con tu ideal, es un claro ejemplo de lo que llamo jugarse “la carta homosexual”. La carta homosexual no es mas que el “race card” o la carta racial traida a la realidad de la comunidad gay. Al jugarse esta carta y acusar deliberada y falsamente como homofóbicos a todos sus opositores, líderes como Pedro Julio Serrano solo buscan tener un ventaja sobre la otra parte en el debate público. Utiliza la homofobia como el prejuicio pre-existente bajo el cual restarle méritos a cualquier otro ideal que una persona presente e intente sobreponer sobre el ideal de la lucha homosexual.

agp

Esconderse detrás de la “carta homosexual” y tildar todo de homofobia sin prestar atención a la sustancia en la otra parte es un argumento ad hominen. Demuestra falta de madurez para la conversación y el debate. Es ceguera intelectual a nombre de una gesta progresista  a base de mentiras e irrelevancias.

El debate no se trata de si Orlando Cruz es un digno representante de Puerto Rico. Tampoco se trata de si los puertorriqueños iban a darle la espalda por ser homosexual. Desde su salida del closet, Orlando Cruz ha recibido el apoyo masivo del público. Claro, sería irreal e irresponsable decir que no ha existido homofobia hacia su persona, pero la realidad es que la mayoría del público, ha estado de su parte. La molestia no es por su homosexualidad. Tampoco es porque lleve y muestre su homosexualidad como le de la gana. Es por la falta de respeto a un símbolo patrio.

pr_flag_eileen

Cambiarle los colores a la bandera es una falta de respeto. Todavía hay una guerra social por cuál es el verdadero azul que debe llevar la bandera desde que unos años atrás un político trajo a la luz una medida para oficializar la tonalidad. Si esto crea un debate, y solo hablamos de los mismos colores en diferente tonalidad, imagínese si le cambia los colores completamente.

La bandera es el símbolo que nos une y no debe ser alterado por ninguna causa, no solo la causa gay. Si la Fundación Susan G. Komen pintara la monoestrellada de rosa para mostrar que Puerto Rico se solidariza con la batalla contra el cáncer también estaría cometiendo una injuria contra la bandera. Estoy seguro que nadie se atrevería a decir que la razón por la que nos quejamos es porque apoyamos el cáncer.

Las banderas no es un pedazo de tela con colores escogidos sin razón. Los colores son tan importantes que en ellos radica la diferencia entre la bandera puertorriqueña y la cubana. Cada color en la bandera de Puerto Rico tiene un significado. Para los que no lo saben, el verdadero significado de la bandera, el que se le dio al ser concebida en el 1895, fue el siguiente:

Rojo – La sangre derramada por los patriotas

Blanco –  La Libertad

Azul – El Mar y el Cielo

Estrella – La isla de Puerto Rico, sola e independiente.

Triangulo – las tres razas.

Cuando cambias los colores no cargas con la bandera puertorriqueña. Llevas la bandera de un país inexistente, que solo vive en tu mente.

Como puertorriqueños, muchos homosexuales han derramado sangre en busca de la libertad, tanto la de su país como la de su ser . Son parte de nuestra raza y tienen derecho a  gozar del mar y del cielo de nuestra estrella solitaria de la misma manera que cualquier otro puertorriqueño. La monoestrellada con sus colores representa a los gays tanto como la bandera LGBT. No había necesidad de entremezclarlas, pues ahora no llevas ni la una ni la otra.

Entiendo que Orlando Cruz hubiese llevado un mensaje más contundente a los puertorriqueños y al mundo si en vez de excluirse con la vestimente de la bandera puertorriqueña homosexualizada, llevaba en su vestimenta la bandera puertorriqueña con la misma dignidad y honor con la que la llevó Wilfredo Vazquez Sr., Wilfredo Gomez, Tito Trinidad y Macho Camacho.

La mejor declaración que Orlando Cruz pudo haber dicho a través de su vestimenta era ” un hombre gay es ahora el que lleva la bandera de Puerto Rico bajo sus hombros”.

A veces con menos, se hace más.

 

Si estas en desacuerdo conmigo pero estás de acuerdo con que se pasen la bandera por el culo y hagan lo que quieran con ella, me puedes contactar en www.twitter.com/GazooStarr

 

About the Author:

Creador y fundador del mejor blog de Puerto Rico: La Letrina. Maestro de profesión y machinero en fiestas patronales de vocación. Gazoo Starr es un camuyano comprometido con las causas menos nobles del país. Puedes contactarlo a través de Twitter @GazooStarr.
Filed in: Deportes
×