banner ad

Puerto Rico, Inc.

| April 5, 2011

Mi primera entrevista de trabajo fue una vergüenza no solo para mí y mi familia, sino hasta pa’ la gente que coge desempleo. No es que llegué perdío. Es que la plaza era para algo ahí de “ventas” cuando yo entendí “coordinador de eventos”. A‘lante. Mis únicas experiencias de trabajo previamente eran de machinero bilingüe, basurero y técnico de mezcladura de cemento. Justamente cuando me llamaron pa’ decirme que tenía una hora pa’ llegar a la entrevista, estaba bregando con cemento y brea. La entrevista es en Viejo San Juan. Yo estaba en Bayamón. El que sabe un chin de matemática sabe por consiguiente que NO me daba tiempo de ir a Jayuya, bañarme, planchar ropa, almorzar con la misma calma de Ghandi, y arrancar pa’ allá después. Siendo en aquel momento un loser con un Bachillerato y un trabajo de $5.15 la hora, solo había una cosa que podía hacer mi vida más interesante y miserable al mismo tiempo: No sabía cómo llegar a Viejo San Juan. Al Sol de hoy no sé cómo llegué.

Entro a la recepción más suda’o que un coquí, con la más despampanante combinación Hercolubusiana: Camisa de líneas, corbata de puntos. Parecía una fucking ilusión óptica.

Las mejores preguntas/comentarios fueron:

1) Interesante “toda” esa experiencia. Hubieras puesto el diploma y ya.
2) ¿Tú confiarías en la puntualidad de un empleado que vendría todos los días desde Jayuya?
3) ¿Qué es eso que huele a gasolina?

La gasolina la usé para sacarme la brea de las manos y uñas, cacatúa de aire acondicionado.

A dos semanas de laborar en mi flamante plaza entry-level me di cuenta de la cruda realidad de la Isla del Quebranto: ¡Qué malo es tener de jefe a un cabrón(a) que sabe menos de la mitad que tú! Hay una infinidad de personalidades en el ambiente de trabajo, pero sobre todo en el ambiente de oficina. A continuación, un breve desglose estereotipado de los elementos y excrementos que encontrarás si algún día te pones bruto y te tiras a ese charco:

La secret-psycho lover – Esta es la compañera de trabajo que muy amigablemente conspira para que todos los fucking días salgas a almorzar con ella, pues te ama en silencio y sus pezones claman por tus dientes. En un 90% de los casos, no solo es más fea que sentarse esnú en un hormiguero, sino que está casada y tiene hijos. Prepárate para escuchar todo tipo de problemas de pareja durante esos interminables almuerzos. Prepárate para los textos a las 11:57am preguntándote qué vas a comer pa’ volver a escuchar la misma mierda. Prepárate también pa’ engordar como un cabrón porque todas las mañanas encontrarás en tu escritorio un combete de muffins, galletas, mallorcas y hasta dulces de panadería, siempre con una notita y un happy-face que le dará un nuevo significado a “Love in the time of Cólera”. Más coraje te va a dar cuando los otros compañeros te la monten y ya no sepas como negar la situación. Esta compañera no descansará hasta comerte un canto y utilizará artimañas como “hace cuatro meses que mi esposo no entra a mi finca a buscar limones”, a sabiendas que los hombres somos locos con las cricas apretás. De más está decir que la única forma de deshacerte de ella es suicidándote o cambiando de trabajo. Este personaje no aplica a las mujeres pues a ellas les encanta este tipo de atención masculina.

Los Amantes de Escritorio – Estos son los compañeros de oficina que siempre están con chistecitos internos y de doble sentido, y que siempre están en una perse cabrona, alegando que les tienen hecho el rancho pa’ botarlos pa’l carajo pues los jefes están malinterpretando y sacando de proporción una simple amistad. Haciendo honor a aquel clásico de Danny Rivera, esta parejita de oficina salen cada uno asicala’os de sus casas, y al regreso del almuerzo parece que los asaltó un oso Grizzly. Ya que tienen sus vidas hechas y el mundo no está preparado para tan enfermiza relación, deciden darle un toque familiar a la oficina y adoptan un pez Beta al que llamarán “Coloquio”.

El Michael Scott Boricua – Este mamabicho es el castigo de Dios a los que fuimos violadores, asesinos, tecatos, o todas las anteriores, en alguna vida anterior. El Michael Scott Boricua es el hiju ‘e la gran puta que te va a enviar pa’ tu casa a las 3:30pm el día de Nochebuena, no sin antes decirte que tienen una reunión a medio día el 25. El mamabicho este se gana entre $90,000 a $125,000 al año versus tus tímidos $21,000. No obstante, el día que anden juntos visitando un cliente y vayan a almorzar, ponle un sello que te toca pagar a ti. Y va a ser en un sitio en el que cuando vayas a meter la mano en el bolsillo pa’ sacar los chavos, aprovecha y arráncate una bola – la vas a necesitar. Generalmente el Michael Scott Boricua es una mierda de ser humano, feo, negro, con pre-Parkinson o alguna jodienda así, y que no solamente merece morir, sino que tras que no hace una puñeta, tiene dos asistentes más dos cabrones a los que le paga como unos $75,000 al año pa’ que hagan su trabajo. Con ese mismo amor se saca de la manga una reunión de última hora para anunciar un recorte de personal en base a nómina, en la que perecerán los que no tengan donde caerse muertos.

The Ultimate Can-Blower – Les presento al soba-bichos que se tira de pecho al piso si ve que su jefe(a) va a pisar un charco. Si el jefe dijera “Como parte de nuestras nuevas iniciativas para el próximo año fiscal, quiero que todos me mamen el bicho a la misma vez”, lo primero que él diría es “Eso mismo estaba pensando yo”. Automáticamente. Nunca falta en su computadora la música de Michael Bolton, aunque su canción favorita es “Karma Chameleon” de Culture Club. En su escritorio se encuentra por lo general una certificación de costurero y su taza de tomar café tiene un Ying Yang.

La Bitchy Receptionist – Esta cabrona usualmente es una NewYork-Rican que hace 20 años debió haberse retirado pa’l carajo. Solo ella y Shorty Castro pueden contarnos cómo Dios creó el mundo. Ella odia a la humanidad, en especial a los niños. Su único momento lúcido del día es cuando llega en monta cajas de FedEx a recoger en sus pantaloncitos cortos. Ahí la puta esta brinca de la silla y aun sabiendo que el pobre tipo de FedEx tiene el tiempo contado, esta lo hostiga y obliga a tomarse un café y contarle de su día. Entre sus hobbies está jugar scrabble y ver Don Francisco Presenta.

Lo triste es que todas las descripciones anteriores tienen un denominador común: son producto de la idiosincrasia de un País que ya raya en no ser digno de tener bandera. Esto se ve en todas partes del mismo, porque hoy por hoy, así es que funciona Puerto Rico: como una corporación.

Nos metieron las cabras desde chiquitos: “Si estudias y te gradúas y obtienes tu diploma, el cielo es el límite”. Jejeeeee… Caballito, reality check contigo. Nadie te advirtió lo cara ‘e crica que puede ser un patrono con mente industrializada.

Es una conducta adquirida. Donde el único que prevalece es el que solo aboga por los grandes intereses y que se jodan los demás. Donde cada vez son menos los que genuinamente esperan buenaventura en un nuevo día. Donde no nos queda de otra más que reírnos medio sosos, al ver cómo esos que están ahí, donde uno empieza a ser el adulto que se convertirá en ciudadano, tratan de rectificar una institución en lugar de rectificarse ellos mismos; todo por un peso más en el bolsillo y la ilusión pendeja y equívoca de escribir su nombre en los libros de historia. Aunque digan que no es así.

Me levanto del piso, me sacudo un poco. Washy-wash, que mañana hay que salir otra vez a buscar el pan de esta casa. Por mí. Por los míos. Porque no es ser víctima, sino sobreviviente.

Yo voy a mí. Puñeta.

About the Author:

Filed in: Sin Categoria
×
  • MACETA, VIENE MI POST PRIMERO.

  • El post nuevo viene cuando te cagues en tu madre.

  • Jijijijiji estás tratando de recuperarte del text de Julián Gil. Me meo contigo, El Toti.

  • jajajajaja

    “wow flash”!

  • WALTER MERCADO, JIJIJIJIJI

  • Ya no queda nada…

  • Este blog esta acabado. Retirate con dignidad.

  • Maceta yo sabia que la muerte de un blog tan chavacano y que insita a la violencia tenia que ser asi. Estas solo compay. Sin respeto a ti mismo. Eres una burla de ti mismo. Ahora soy yo quien se rie de ti. Jijijijiji

  • Lo cabrón es que me lo dicen ustedes que son unos losers de nacimiento.

  • Aniel,

    Te recuerdas cuando te enseñe a tumbar mangos en casa de tu abuela en Falu…Mazo e Toro……Con nombre no se hace un hombre……..lambe estaca!

    Maz cuando cobres el ultimo cheque de desempleo me avisas…vamos abrir un negocito con Casabe como Bebo’s BBQ pero Puelco Asao nama…..pal carajo la longaniza!!!

  • Yo sigo el blog de Blasfemias y Recuerdos, ese si la hace.
    MuchAchos, reflexionen en esta semana y crescan dentros de si mismos.

  • Yo quisiera crecer dentro de ti, Aniel.