banner ad

Nuevos personajes del ámbito laboral

| May 31, 2012 | 2 Comments

 

He vuelto, pollitos. Por un tiempo me aparté de la palestra letrinera para adentrarme en mi constante estudio del comportamiento humano, en especial el Obesus Portorricensis. Hace algún tiempo hicimos un recuento de los diferentes ejemplares que protagonizan día a día las novelas en nuestro lugar de trabajo.

Recientemente estuve cavilando con un pana sobre el Boricua, sus tendencias, quejas más comunes y reacción a situaciones de la vida cotidiana. Como siempre, llegamos a la conclusión de que la gente en Puerto Rico está loca pa’l carajo.

No shit, Sherlock.

He aquí la razón del por qué, según nuestro más reciente estudio:

 

  • The Mack of all Daddies – este cabrón es de los que le pones un látigo en la mano y ya se cree Indiana Jones. Tiene un puesto gerencial en la compañía, lo que en sus ojos lo convierte en el hombre más codiciado. Es de los que pa’ hablar con una compañera tiene que ponerle las nalgas en el escritorio. La pendejá es que a esta persona por lo general le apesta la boca. Al igual que la gente de Utuado, se pone la cadena por fuera de la camisa y no por dentro. Siempre tiene el carro asicala’o y un cagadero en la casa. En algunos casos tiene tres hijos de mujeres distintas. Lo han bota’o pa’l carajo de todos los sitios que ha trabajado pero siempre consigue trabajo de nuevo, enigmáticamente. Y como el ladrón juzga por su condición, al creerse player es de los que obliga a su pareja a ponerse trajes de baño de una sola pieza y ella siempre tiene que decirle a donde va cuando anda sola porque “esa es su forma de protegerla”.
  • La Roba-Oxígeno – esta mujer lleva entre 5 a 8 años trabajando la misma posición y todavía no sabe ni cómo hacer su trabajo ni qué carajos pasa en él. Es de las que te consultan algo porque obviamente no saben qué hacer y cuando le contestas te dicen “Eso mismo pensé yo”. Habla en diminutivo, lo cual es signo de una baja autoestima, y su inseguridad alcanza niveles insospechados cuando convocan una reunión de último minuto y le dan unas diarreas cabronas de la nada.  Vive en la constante encrucijada de que ningún hombre las toma en serio. Colecciona recortes de periódico de Chayanne, es alcohólica, hipocondríaca y su tono de voz puede ser bastante annoying.
  • Parasite Pete – hombre que además de ser un soquete, ronca de que tiene un arén de mamises a su disposición y cuando llega la fiesta de Navidad del trabajo no le queda más remedio que ir con su mai. Siempre tiene un aire de negatividad en torno a su faena que descojona el ambiente laboral y luego no se explica por qué todo le sale mal, aparte de que el mundo conspira en su contra por lo hermoso que es. Su consuelo es mirarse al espejo en las mañanas, ponerse la mano en la barbilla y repetir una y otra vez “El mundo no me merece”. Comúnmente son ratones de gimnasio, y todos sabemos que la gente que viven metíos en el gimnasio con el tiempo se vuelven brutos con cojones. Hace atrocidades como ir a un sal?ón de belleza y llegar al trabajo con highlights en el pelo. Ante la mirada atónita de los compañeros solo dice “Me queda cabrón, ¿verdad? A mi to’ me queda bien”.
  • The Office Slut – Es la mujer que tiene entre 24 a 30 años, todavía vive con sus padres y no sabe lo que es pagar celular ni carro. Por lo regular llega al trabajo con un hangover espectacular. Hombre que llame a su extensión para pedir ayuda con algo recibirá un “¿Y qué me vas a dar a cambio, papi?” como respuesta. Casi siempre tiene un rasgo facial muy pronunciado (ojos, nariz, boca, orejas). No está rica pero tampoco es fea. Siempre está hablando de sus jangueos en Miami o New York. Vive en Condado porque claro, eso refleja status social, excepto por el hecho de que comparte un estudio con dos room mates más. En los karaokes siempre canta “El Sol no regresa” de La 5ta Estación. Su ringtone es de Pitbull, su show favorito es America’s Next Top Model y su email es chikalokapr69 o alguna mierda así.
  • La Spicy Shamu – Esta es la gordita de la oficina que siempre está diciendo que todos los compañeros se pasan tirándole. Usa ropa de animal print para tratar de hacernos pensar que es una voraz depredadora sexual, ignorando que somos nosotros los que carecemos de apetito hacia ella. Tiene una obsesión enfermiza de demostrarle a la gente que es inteligente. Es de las que se enchisma sin ninguna razón con tal de que le prestes atención; y finge darse un golpe o haberse caído si le están aplaudiendo a alguien porque hizo un buen trabajo. Sus profile pictures en Facebook son exclusivamente headshots y fotos de unicornios o delfines; y sus status son para una mujer que le envidia todo pero nadie sabe quién es. Siempre anda con un escote vulgar y sus tacas de 4” ahora miden 1½” y son en forma de ‘S’.

 

  • La Tipa – Esta es la mujer que se pasa jodiendo con los hombres de la oficina y cuando le pegan el vellón a ella, los invita a pelear al puño. Es una mujer de buen corazón, pero es acomplejá, ‘loud’ y cafre involuntariamente. No es bucha pero es machúa. Siempre tiene historias de cuando hizo que el marido le llevara la chilla a la casa pa’ caerle a bimbazos o de cuando peleó con el marido en la fila del supermercado, lo cruzó y lo tiró al piso, y espera que le creas aún cuando ella mide 5’1” y él mide 6’3”. Es por eso que cada vez que pasa por los cubículos, la gente anuncia que va de camino haciendo el “TIC, TIC, TIC” de aquella canción de Don Omar. En alguna parte de su cuerpo tiene un tatuaje que dice “Only God can judge me”. Aparte de escuchar reguetón, siempre tiene CDs de Yuri, Selena y La India en el carro.

 

 

Están por doquier y no dudan en sacar a pasear destellos de su personalidad a la menor provocación. Como he dicho en ocasiones previas, todos tienen un denominador común: siempre se están quejando de algo. Pero la culpa no es de ellos. Ellos solo son producto del ambiente en que nos han criado. Nos han mal acostumbrado a que si nos quejamos lo suficiente, nos dan lo que queremos. Nos han enseñado que lo único que hay que hacer es pedir y pedir. To’ el mundo quiere ir al cielo, pero nadie quiere morirse. Enséñenle a to’ estos carajitos a ganarse las cosas, en lugar de criarlos con la jodía mentalidad de que el mundo les debe algo, para variar. En vez de arreglar las cosas, queremos ponerle un parcho y olvidarnos de eso. Hasta las mismas carreteras, eso es lo que reflejan. Mientras haya algo en la cuenta pa’ beber romo el fin de semana, que se joda lo demás. Todo esto se une a un conglomerado de características que poco a poco nos convierten en un gremlin social, si no lo han hecho ya.

Encima le sumamos otra cosa que yo le llamo el “Síndrome del Puertorriqueño”. Donde más lo veo, tristemente, es en la prensa. Cada vez que alguien gana algún reconocimiento, ya sea mundialmente, en Estados Unidos o en alguna parte de Latinoamérica, tienen que buscarle la bisabuela que es 1/3 boricua. Los Timberwolves de Minnesota ganan un juego en el que Kevin Love hizo un triple doble, Ricky Rubio repartió 25 asistencias y como quiera la noticia lee “Barea lleva a su equipo a la victoria con 4 puntos en el último parcial”. Lo que falta es que WAPA haga un sitcom llamado “Maripily” para que finalmente Dios diga “Ah, no. Que se vayan pa’l carajo estos cabrones”, vire la Isla como un pancake y nos ahogue a todos.

Yo amo a mi País y lo demuestro dondequiera que voy, pero hoy por hoy, hay cosas del mismo que me rehúso a pensar que me definen como persona en algún sentido de la palabra. No me interesa que pienses ni actúes como yo. Solo espero que no actúes como estas “criaturas” (como dice alguien por ahí) que día a día nos convierten en un estereotipo a nivel global. Y es que no existe razón para poner una lupa frente al espejo cuando vamos a mirarnos en él.

*Luego KeDeus va a mandar a hacer estampitas con estos nombres para que se los peguen en la frente a todos estos muñequitos*

About the Author:

×
  • BRIANNA BOOTYLICIOUS

    LLEGUE,VAMOS A LO REALMENTE IMPORTANTE, MAÑANA ES VIERNES Y HAY QUE CELEBRAR, UPDATE DE MI FUNDILLO PARA TODOS,WEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE.

  • tejiendovienduro

    Desde lo mas profundo de sus fantasias anales, les saludo!!! Perdio, pero nunca olvidado, vdd Bieke???