banner ad

Nos podrán quitar la vida, pero jamás nos podrán quitar la gloria

| December 7, 2012 | 26 Comments

Una noche de un sábado 12 de febrero de 2005, Emmanuel Michelle Serrano Serrano, cansado por las constantes burlas a su apellido y no saber pelear al puño para defenderse de sus detractores, decidió crear una página cibernética como un medio para poder cyberbullear y darle rienda suelta a sus más pervertidos pensamientos. Gazoo Starr, inspirado en la impúdica y lasciva Brenda K. Starr y la sagacidad de Chicky Starr, se arriesgó y quiso utilizar un nombre que hiciera mella en cualquier mente cerrada. Es así como nace LA LETRINA.

Varios meses después, luego de ser blanco de amenazas de muerte por haber manchado la batola a un santero al tirarle con una quenepa, y ser el culpable de la explosión de un transformador que dejó al barrio dos semanas sin luz, yo me uno al proyecto en lo que me enfriaba en la calle. Nunca imaginé ser compañero de batallas de un tipo asmático, amujerado, que tiene cara de nene con Síndrome de Down, pero la vida me demostró que debajo de aquellas libras en exceso e histeria, había un joven intrépido con ganas de hacer historia.

Fueron muchas las hazañas cibernéticas que hicimos, logrando el respeto de una nueva cepa de nerds y obteniendo la suma de cero vaginas por dichas epopeyas. Fama, respeto y dinero… ninguna de esas cosas ganamos, pero nuestra máxima satifacción era leer y escribir. Era una seudomariconería literaria en los tiempos del Internet.

Con el tiempo, Gazoo -blanco, rico y afeminado- se marcha del blog a continuar estudios, y yo -jabao, buen mozo y pobre- sigo mi curso natural de delinquir y reproducirme irresponsablemente. Fiel a mi lema de “yo aquí no traje na, lo que me lleve es ganancia”, decidí continuar con el blog y plasmar lo que llaman “crítica social” pero para mí era simple y llanamente ofender. Con los años se formó una comunidad que, si no son los más hijueputas de esta isla, merecen ser roommates en el infierno con Adolf Hitler y Luis Muñoz Marín. Fueron años de ideas, chismes y gloria. Dejamos huella en la blogsfera.

Años después, Gazoo vuelve como la hija culifloja y catadora de semen que toda madre siempre recoge. La Letrina estaba completa una vez más. Ayer 6 de diciembre, un eufórico pueblo quería ver la sangre correr. El tema de la muerte del publicista José Enrique Gomez Saladín ya había pasado a un segundo plano, y la gente pedía la cabeza de Antulio “Kobbo” Santarrosa. Gazoo y yo, expertos en hipnotizar niños autistas y peritos en crear arroces con culo, decidimos echarle leña al fuego con una cuenta falsa de Facebook que teníamos en nuestro poder.

Hicimos las declaraciones poco después de las 2:00 PM, y ya para las 4:00 PM se había formado el acabose. La noticia se había regado por las redes sociales y Hector Travieso se había convertido en el enemigo público número dos, solo siendo superado por los empleados de cualquier CESCO de la isla. Periodistas dispararon de la vaqueta, portales de periódicos publicaron “las declaraciones” de Travieso y el pueblo boricua se indignó. Hubo de todo, excepto alguien que dijera “coño, ¿y si la cuenta es falsa?”. Así, fue así que cogimos de pendejos al equipo de Primera Hora y cientos de histéricos que, como dice Joe Ramos, se mueven más por la pasión que por la razón.

Que quede claro: LA LETRINA no apoya las expresiones emitidas por La Comay. Nuestra opinión ya la dimos aquí. ¿Por qué lo hicimos? La respuesta es sencilla: por joder. LA LETRINA lleva años siendo utilizada por locutores para usurpar chistes, y cuando hemos sacado a la luz diferentes bochinches, los medios tradicionales han preferido meterse el crédito de enema antes que dárnoslo. Por años nos han subestimado, y cuando hemos dado nuestra mano para trabajar de tú a tú con algún medio, luego nos tiran la mamabichería de “quieren pauta”, como si LA LETRINA estuviese cundía de anuncios y patrocinadores y “la pauta” nos pagara las cuentas. Nosotros solo pedimos el crédito que nos corresponde.

¿Qué ganamos con esto? Para algunos nada, y para otros el “rankearnos” con algo que sin duda alguna será recordado de forma efímera. Para Gazoo y para mí significa mucho más: que podemos cogerlos de pendejos cuantas veces se nos apetezca. Les advierto que el gordiflón de Starr es un goloso y a mí me encanta ver a Troya arder. Ayer se demostró la vulnerabilidad de la prensa que, en su afán por ser “los primeros”, tiran sin confirmar ni hacer una miserable llamada a “la persona de interés”. Pudo más la malicia de dos infelices, que los años de experiencia en todo GFR Media.

LA LETRINA no tiene una agenda contra nadie. Nuestra misión es comerle las nalgas a todos por igual. Nunca nos han querido dar respeto y tratan de menguar nuestro talento por el mero nombre de nuestro proyecto. Lo dije en el 2009: los medios cambiaron, les guste o no les guste. Prensa, chismólogos y locutores, ¿recuerdan cuando les maté la mitad de la farándula boricua y cayeron una y otra vez? De nada.

Ustedes sigan tratando de minimizar lo que hacemos al llamarnos “blogueritos”. Vengan, tiren un pie el bote. Los estamos esperando y entiendan que cuando estamos callados es cuando más deben preocuparse. A todos LOS LETRINEROS, gracias por apoyarnos todos estos años. Ustedes son parte de esto. Nos podrán quitar la vida, pero jamás nos quitarán la gloria.

Esta NO será nuestra última cogía de pendejo ni la última vez que haremos noticia, esto apenas está comenzando. Pendientes a la próxima movida. Chequeen.

About the Author:

Gurú farandulero, filósofo, analista político, pinto rejas, hago mudanzas y boto escombros. Autor del worst seller "Las Cavilaciones de un Escritor Loco". Insultos son bien recibidos en Twitter @Macetaminofen
×