banner ad

La noche que me convertí en Rey Mago

| January 7, 2007

Eran las 11 de la noche y el nerviosismo de no levantarme a tiempo me abrumaba. Mamita, vamos a dormir que sino los reyes no van a entrar a casita. – le decía. Durante la tarde habíamos buscado hierbita, de la más bonita que vimos para los camellos. Agua destilada para que no se fueran a coger una bacteria con el agua sucia que corre por nuestros grifos. Los reyes estarían contentos pues en casa se les iba a tratar bien a los camellos.

Dieron las 11:30 y la nena no tenía sueño. Quería ver a “Elf”. Al fin accedió al tono fuerte de mamá cuando dijo: “Te duermes o no vendrán los reyes hasta el año que viene. Tu decides.” Se quedó dormida… y yo también. A las 2:30 de la madrugada me levanto asustada. Los Reyes MagosPensé que había pasado la hora pero no, estaba justo en la hora correcta. A penas el ruido del abanico y los ronquidos de mi nenita resonaban en esa clara y perfecta noche. Habían llegado. Los reyes dejaron todo muy bien acomodado debajo del árbol. Los camellos parece que llegaron hartitos. Ni caso que le hicieron al buffet que mi hija les había dejado. Habían cerrado muy bien la puerta, ni rastro de que pasaron por ahí. Creo que se tomaron un curso de tecatería 101, como perpretar casas sin dejar rastro. Los reyes se portaron bien. Incluso, se portaron mejor que el gordo barbú. Pienso que andaban apurados o cansados pues el trabajo que antes era de tres, ahora lo hacían solamente dos. El otro esta resolviendo unos asuntitos en los tribunales de PR. Dejaron todo perfectamente desarmado. Quedaban apenas pocas horas para que la nena se levantara y descubriera que los reyes le habían dejado por su excelente comportamiento durante todo el año (yeah right!!).

Busqué el kit de herramientas, que por casualidad había sacado del carro el día anterior, y comencé a armar los juguetes, que pienso los reyes hubieran armado en un santiamén. Eran 73 tornillos de diferentes tamaños para armar una cocina que tenía de todo. Microondas, horno, estufa, lavaplatos, nevera (con ice maker en la puerta), celular y los cuatrocientos ochenta y nueve mil trastes para que hiciera regueros, que diga… para que jugara.

Voy terminando de armarla. Me empieza a dar hambre, por lo que procedo a comerme la hierba y agua destilada que los camellos habían dejado en la bandeja. Después de todo, era comida gourmet. Eran las 5 de la madrugada. Acomodé todo lo mejor que pude y me fui a la cama, agotada, con sueño… pero feliz.
Mami, mami leche.- Me decía la niña. Eran las 8:30 de la mañana. La nena parece que perdió la noción del tiempo y no recordaba que ya para esa mañana los reyes habían llegado. Fuimos a la cocina, le di su leche. Cuando voltea al arbolito de navidad se sonrió. Corrió hacía el árbol, emocionada, y cogió su nuevo juguete. Sus ojos reflejaban felicidad. De la que es pura, inocente, genuina… Soltó su botella de leche y comenzó a jugar. De momento se para, se voltea hacia mí y me descubre sonriendo. “Mami, -me decía- a gujta mucho. Vente, a jugar.” Claro mi vida, – le dije- vamos a jugar.

Ella no lo sabía, yo mucho menos, pero esa noche me convertí en un nuevo rey mago.

 Tags: , , ,

About the Author:

×
  • Bia

    Awwwwwwwwwwwwwwwwww!

    Esta super chulo, definitivamente mi hermanita tiene la mejor mami del mundo!
    (Como ella y yo podemos ser hermanitas y ella mi hijastrita a la vez?)

    Me gusto mucho como escribistes este ensayo, dandole el toquecito tuyo especial de picardia, sabia que en algun momento tenias que alabarte 😛

    Me alegro que a ella le halla gustado mucho el regalito que le trajo los reyes, espero que nunca te metan presa a ti 🙁

    Te AMO mucho!

  • Los Reyes siempre han sio mejor, por lo menos en mi familia. Santa Clo regalaban bueno pero poco, en reyes regalaban bueno pero mucho.

    Esos cabrones se cansan por dolor de culo. Sentados en las curvas de un Camello no esta facil.

  • que bonito quedo!

  • KeDeUs

    Te quedo chulisimo

  • Muy tierno!!!

  • Hello! Good Site! Thanks you! nyyoaptmlaqgth

  • Hi webmaster!

  • Hi webmaster!