banner ad

La Letrina analiza el debate “Vota o quédate callao”

| September 13, 2012 | 15 Comments

Macetaminofen, el mismo que les enseñó que lo importante no es caer, es levantarse, aguantar la mofa de los demás y soportar una vida de constantes humillaciones y vacilones en tu nombre recordando tu caída tan estúpida, hoy vuelve para analizar el primer debate a la gobernación.

El pasado martes se realizó el debate “Vota o quédate callao”. Para empezar, yo tengo problemas con esa idea de “o quédate callao”. Cojone’ eh, si yo rindo contribuciones y los candidatos son unas leñas, no es obligatorio que yo tenga que votar por plastas o “quedarme callao”. Eso es un soberano disparate. A diferencia de las pasadas elecciones, este debate no contó con la participación del único hombre que lleva 15 años dándole al gym y aún parece un saco de marshmallow: Daddy Yankee. En cambio, tuvimos a la estaca donde amarran la salsa monga, Victor Manuelle, y a la periodista Zugey Lamela, quien está a dos shots de vinagre de ser igual de caramelosa que Cyd Marie Fleming.

El debate tendría preguntas hechas por los estudiantes del Sistema Ana G. Méndez, facultad con una cantera de talentos con el certificado de buena conducta dañao. Ante los diamantes sin pulir que tienen estos recintos universitarios, los candidatos iban preparados para responder preguntas tan confusas como “señor candidato, ¿por cuál la’o del pantalón usté se mete la correa? ¿El derecho o el izquierdo?”.

Rápidamente sonó una música “pompiá” para activar a los jóvenes, misma música que usaban de “bed” para el programa de radio “Noches de Rock & Roll con Falú” en el 1981, y así marcharon los candidatos. Aunque el evento tenía un matiz informal, estos fueron vestidos con trajes sobrios, excepto Rogelio Figueroa que llegó en una corbata neon hecha de energía renovable y unas sandalias hechas con cyclone fence y tubos PVC. También cabe destacar que Fortuño siempre intenta seguir el último grito de la moda, pero lo que consigue son los susurros de la burla, al usar esos gabanes diseñados para el espigado moyeto Julio Rivera Saniel.

Y empezó el debate, y pa qué fue eso. Alejandro García Padilla, con su cuerpo allí pero su mirada mirando pal carajo pa’ lla, pa’ las montañas de Coamo, comenzó diciéndole a Luis Fortuño que “tenía que pedirle perdón al público”. Se inició la tensión en el estudio, y no por los argumentos clichosos de García Padilla, sino que los presentes no entendían como Fortuño con esa melona que tiene por cabeza puede mantenerse parao sin perder el balance y caerse. Mientras Fortuño y García Padilla se iban en el careo verbal, el candidato del MUS, que aún nadie sabe cómo carajo se llama, lo mandaron a buscarle agua a los muchachos para que se hiciera servible.

En el otro lado, Juan Dalmau texteaba a Rubén Berríos preguntándole: “Patrón, versado, sapiente y Maestro, ¿estoy sonando como tú o debo meterle más empeño al parecido?”. Gracias a que hay un Dios, creador de Mar Chiquita en Manatí y la menstruación, que nos puso en ese escenario a Rafael Bernabe. Lo único que jode a Bernabe es el nombre de su partido, que incluye la palabra “trabajadores”, misma palabra que caga del espanto a los cuponeros y estudiantes de la UPR.

Bernabe fue el más radical en sus posturas, y cuando hablo de radical me refiero a que sin cojones le tiene decir que apoya la medicalización de la droga y apoya a las parejas del mismo sexo; no como el PIP con su campaña de “radical”, que consiste en repartir flyers en el Puente Dos Hermanos. Yo no sé de dónde sacaron a Bernabe, pero tiene cara de que ha ligao una o dos mezclitas de cemento, no como los otros que se ve que no se han doblao ni pa recoger una peseta…bueno, y Rogelio, pero ustedes saben que él no cuenta. El candidato del PPT hablo de incluir varios sectores, no excluir como hacen los demás partidos. Lo único que le faltó a Bernabe fue abrazar a Charlie Hernández, quien desde que lo botaron del PPD anda por Puerta de Tierra pidiendo pon hasta Mayaguez.

A mí siempre me emociona el candidato del PPR, Rogelio Figueroa. Rogelio tiene esa energía y carisma natural de un beautician, que es imposible odiarlo. Sus propuestas siempre son bastante buenas, aunque suenen utópicas. Vamos, pero al menos da ideas, coño. Lo que derrota a Figueroa es que no es consistente y esa sonrisa que raya entre lo erótico y lo fúnebre, y que dispara cada vez que hace un “statement”. Con esa sonrisa, uno no sabe si el tipo te tiró algo sarcástico o de verdad él cree que con dos chiringas pueden crear la energía necesaria para operar la CORCO en Peñuelas.

Fortuño no presentó nada nuevo. Lejos está de ser aquel niño estadista que provocaba las masas en el 2008 y quien con su sonrisa nos invitaba a abrazar la estadidad…bueno, eso nunca pasó. El candidato del MUS habló un par de ocasiones, pero la realidad es que usamos esos breaks para ir al baño a orinar y buscar refresco.

El highlight de la noche lo fue cuando García Padilla, en la movida más baja que haya hecho partido alguno, sacó a un minusválido llamado Carlos “El Economista” Cruz y le exigió a Fortuño que lo mirara, pues según la lógica del PPD, el hombre había sido despedido por la Ley 7, aunque su contrato (mismo contrato que tenía una fecha límite) ya había vencido. Fortuño, quien entre ojo y ojo cabe una réplica del Titanic, titubeó y miró para su atril mientras movia la cabeza imitando el andar de Carlos.

Mientras tanto, Alejandro seguía gritando histérico “¡míralo, cabrón!” con la misma furia que le habló a Obama cuando le pidió el sandwich de mortadella en Kasalta. Muy sagaz el camarógrafo hizo un full shot de Carlos, quien con el swing de las maracas de Roberto Roena, se meneaba como bubble head y miraba frío a Luis mientras hacía ademanes de chupar tamarindo y decía “tira pa’ lante, huelebicho”. Claro, el PPD pudo poner a cualquier madre soltera, padre de familia despedido o matrimonio afectado por la Ley 7, pero decidió usar la condición de Carlos para mover la pena y buscar votos de la manera más asquerosa posible. Tampoco entendemos como si Alejandro “va barriendo las encuestas” deciden hacer esa movida digna de Carmen Jovet buscando ratings. Luego del debate, to’ el mundo le dio culo a Carlos, quien aún continúa desempleado, y este tuvo que buscar pon para su natal Cidra.

Yo apoyo a los partidos nuevos porque es bueno ver que NUEVAS propuestas pueden traer a la mesa. Llega un partido como el PPT que le abre la puerta a los gays, a las mujeres ( sin ponerlas a freir bacalaitos como hacen los otros partidos en las actividades) y que no tienen miedo de expresarse, y al menos le brinda a uno esa esperanza de que existen dos o tres personas (literalmente) con sentido común en esta parodia de isla civilizada.

El PNP y el PPD nunca le van a abrir la puerta a los homosexuales y lesbianas. NUNCA. A los partidos aportan fundamentalistas religiosos con mucho dinero, que ni Druxilla Divine vendiendo rifas cada weekend en las discos puede aportar. El PIP nunca se ha atrevido a moverse a eso, porque tras que usan un idioma elevado dirigido a egresados de Harvard y no a las masas, nunca lo harán por miedo.

El PIP no busca ganar un carajo hace años, buscar “crear resistencia”, whatever thats means. Como competir en el juego de la soga en un field day, y aunque sepas que del otro equipo esta Thor y Conan The Barbarian, pues su plan es “resistir lo más que se pueda”. Del MUS no se puede decir mucho, porque ni ellos mismos saben dónde carajo están parados. Yo estoy segurito que ese partido fue una broma que salió de control mientras bebian vino y “cavilaban” con Silverio Pérez.

Al final del debate todos se saludaron, todos con sus gabanes planchaditos y sus cuentas de banco heavy, mientras tú y yo seguiremos discutiendo por eternos temas que nos agrupan en tribus. Si mi generación se quita las gríngolas, estos debates nos enseñarán una vez más que estos cabrones no se cansan en tratar de cogernos de pendejos. Ante la sarta de estupideces que dijeron, quienes debieron quedarse callaos fueron ellos.

About the Author:

Gurú farandulero, filósofo, analista político, pinto rejas, hago mudanzas y boto escombros. Autor del worst seller "Las Cavilaciones de un Escritor Loco". Insultos son bien recibidos en Twitter @Macetaminofen
×