banner ad

La grama del vecino es más verde, y su mujer más culona.

| December 30, 2016 | 0 Comments

propositos-6

Se acerca el nuevo año y con él nuevas esperanzas de cambio en nuestras vidas.

No es que haya vivido tanto. Apenas hace tres años perdí mi virginidad, y aún espero por la llamada de la muy ruín, pues se fue sin expresarle mis sentimientos, mis planes para el futuro… Y sin conocer a mami, pero eso es tema pa’ otro café. Vamos a lo que nos toca: solo quería dejar por sentado que mi experiencia no es vasta en eso de resoluciones y compromisos.

Gracias a la tecnología, a las redes sociales y una que otra cabronería en interné’, he podido deducir que todos tenemos, en mayor o menor escala, las mismas resoluciones año tras año: Rebajar, guardar “chaucha”, conseguir el/la futur@ “ex”, entre muchas cosas.

Eso de las resoluciones es algo un poco jodón. Siempre le he tenido un poco de miedo pues me obliga a ponerme metas bastante exigentes para tener la excusa idónea ante el fracaso.

cumplir-los-propositos-de-ano-nuevo
Una resolución que siempre quise cumplir fue la de bailar, veía a John Travolta con aquel movimiento de caderas que hipnotizaba a cualquiera, desde un kinder hasta la égida más remota, y quería ser como él. Así que sin encomendarme a nadie, el 1ro de enero de 1987 decidí que bailar sería mi pasión. La misma que duró hasta el 3 de enero del mismo año, viendo su fin en la sala de emergencias del hospital Tricoche en Ponce, victima de una dislocación de tobillo y fractura de clavícula, gracias en gran medida, a mi cero flexibilidad a la hora de moverme.
Traigo este fracaso específico pues debemos conocer nuestras limitaciones. Me prometí no volver a comenzar un año proponiendome alcanzar un imposible; nada más frustrante que no cumplir lo que nos proponemos, y eso, muchas veces, lo tornamos repetitivo y lo adoptamos como estilo de vida. Las excusas se vuelven una realidad diaria y así desperdiciamos otro año de vida.

No haber sido el próximo John Travolta fue lo mejor que pudo sucederle a mi vida, me ayudó a mantener mis pies en el suelo, LITERALMENTE, y a ser más selectivo con las cosas que deseo y aceptar las que están fuera de mi alcance.
Quizá’ si le hubiera echado un poco más de ganas, hubiera sido el primer Jovanni Vazquez, por lo que mami hubiera tenido una razón más para llorar en otra despedida de año.
Sea cual sea tu situación, tus sueños, tus deseos, mídelos bien y procura que sean alcanzables. Una vez estés convencido, métele con to’, no lograrlos a veces nos enseña más que poder alcanzarlos, pues, no importa qué, la grama del vecino siempre será más verde… Y su mujer siempre más bonita, no lo dudes.

images-14

P.D. Waleska, si lees este escrito, mi número sigue siendo el mismo.

-Torruella-

About the Author:

Filed in: Vida
×