banner ad

La experiencia de hospedarse

| July 24, 2007

No sé cuantos de ustedes los letrineros cursan o han cursado estudios universitarios y estos han requerido hacer uso de un hospedaje debido a la lejania de su hogar con la universidad o sencillamente porque es mas viable hospedarse que viajar, por lo tanto no se si hayan pasado por situaciones similares a la de la siguiente historia…

La percepción de un hospedaje para un recién graduado de ‘high school’ con el alboroto de las hormonas en su máxima expresión es “un lugar donde voy a estar solo, haciendo lo que me salga de los cojones, mas allá del control de mis padres” cosa que en el mejor de los casos sería o es lo ideal. Por otra parte, el hospedaje mas allá de un cuarto donde dormir, representa un nuevo hogar ya que uno pasará más tiempo en éste que en la misma casa de uno, algo que consecuentemente da paso a un nuevo estilo de vida.

Honestamente todo el proceso de hospedarse (aunque uno este loco por largarse de la casa de los padres) es una cabronería. Desde buscar un sitio que llene nuestras expectativas en cuanto a comodidad, localización y sobre todo que tenga un precio razonable. En esta etapa de búsqueda uno encuentra de todo, desde gente que coge una casa de urbanización y la dividen en 25 cuartos, en los cuales quien único cabe eres tu y pa’ colmo en un mattress inflable twin, así para cuando no necesites estar acostado tengas espacio pa el bulto de ropa y los libros. También están los que hacen un cuarto en la parte de atrás de la casa que parece más un rancho de meter gallinas y conejos que un sitio que inspire estudio, descanso y ganas de llevarte una jeva pa’ echar un polvo. Para colmo se atreven a cobrar un cojonal de billetes por esas pocilgas llenas de ladilla e insalubridad , lo lamentable es que hay gente pendeja que los paga y se quedan en esos sitios. Como última opción están los apartamentos y los ‘studios’, los apartamentos o son muy grandes para una sola persona, o los ‘studios’ son demasiado caros para lo que son, y por esta razón (aunque tengan el dinero para pagarlo) los padres pegan a joder, que si tanto por ese espacio tan chiquito que si mierdas y hostias y bla bla bla, termina uno compartiendo un apartamento con otras personas por que así los padres lo deciden ya que ellos son los que van a desembolsar los billetes de la renta.

Luego de haber escogido el nuevo aposento viene la otra etapa que es una de las mas que jode, mudarse. A mí en lo personal que vivo en el carajo (Yabucoa) me tocó mudarme a la puñeta (Mayagüez) y en verdad fue un peo porque no pude llevarme todo en un solo viaje y esta cabrón por que son casi 6 horas de viaje ida y vuelta. La cosa aquí es que en mi año de prepa me toco compartir el apartamento con dos personas más, que de hecho eran dos cabrones que no tenía ni puta idea de quienes eran. De primera instancia pensé: “Me cago en la hostia somos muchos en este jodío apartamento”. Aunque el apartamento era grande y cómodo solo contaba con un baño, cosa que era preocupante, pues cabía la posibilidad de que algún día uno necesitara resolver un problema escatológico con prontitud y tener que encontrarse el baño ocupado. La cosa es que llego el comienzo de clases y por fin conocí personalmente a los otros dos inquilinos del apartamento pues los conocía solo por referencia. Cuando vi a estos dos tipos (de los cuales habia uno que parecia que venia de intercambio desde Haiti) con este único guille al hablar y como actuaban, yo pensé “diablo estos dos tienen que ser una jodienda pues a la facultad de Ingeniería del RUM solo entra la crema y la nata del estudiantado boricua.” Las apariencias engañan y de qué manera…

Solo bastó un mes para creer que en mi vida no había conocido dos individuos tan brutos, desorganizados y cerdos como esos dos hijo e’ putas. Malditos cabrones! No hacían nada más que joder, se comían la compra ajena, dejaban el baño asqueroso, utilizaban la cocina y no fregaban nada al punto de que hubo una vez que se infestó la estufa con gusanos por un jodío caldero de arroz que dejaron todo un weekend largo. Dejaban medias asquerosas y apestosas en la mesa del comedor y un sin fin de cabronerías tales como tener el radio prendido a to’ jendel hasta las 3:00 A.M. que de verdad me hicieron perderles la paciencia. Por otra parte yo no sé si es que esos cabrones se comían el papel sanitario mientras cagaban o que, pero se ponía un rollo por la mañana y ya por el mediodía no había. Para completar la ecuacion tampoco lo compraban pues usaban el que yo compraba. Un día dije se acabo y felizmente los dejé sin papel en el baño. Los muy pendejos tuvieron que salir cagaos a la cocina a buscar ‘Bounty’ para limpiarse el culo. Lo mas cabrón fue que estuvieron así una semana por ellos no ir a comprarse papel.

De estos dos tipos el mas que me jodía la existencia era el negro por dos razones obvias: por cabrón y por negro. El tipo ni se bañaba (y no estoy jodiendo) siempre apestaba a carajo, a veces dejaba su cuarto con la puerta abierta y el pasillo se infestaba con un olor a mierda terrible. El muy maricón era un negro narcisista y metrosexual, se creía que las mujeres se rendían a sus pies por decenas, cosa que más tarde comprendí que era que éstas se desmayaban con su peculiar olor a mierda. Hubo una vez que bajo un coraje, decidí limpiar el baño, pues aquello al verlo era mejor uno irse a banar a una cuneta y cagar en una letrina que allí. Cuando fui a limpiar el inodoro me hacía falta un cepillo para sacarle unas cuantas manchitas a la basineta. Como estaba encojonao con los desordenes que los dos tipos hacian cogí el cepillo dental del negro pues era el único que lo dejaba en el lavamanos y proseguí a hacer la limpieza. Deje el inodoro blanquito y en realidad no me arrepiento de haberlo hecho pues la diferencia entre el inodoro y la boca de aquel pendejo era casi nula.

Fue todo un año desgraciado, pasando por situaciones innecesarias gracias a la existencia de un contrato que cumplir. No solo me tuve que aguantar a aquellos dos cabrones, sino que el edificio de apartamentos en el cual vivía estaba justo al lado de una escuela vocacional. Ya desde las 6:00 A.M. las guaguas escolares empezaban a tirar estudiantes frente aquella escuela, desde el preciso momento en que llegaban ya estaban jodiendo, gritando, escandalizando y perturbándome los últimos remanentes del sueño mañanero. Aquello se había convertido en un infierno, pues me levantaba encojona’o por el ruido y cuando salía del cuarto me acordaba de la presencia indeseable de los otros dos. Aquel entusiasmo que tenía al principio de clases se había desvanecido por completo, ya estaba que me cagaba en mi propia madre y arrepintiéndome de la hora en que me había dado con seguir estudios universitarios y para colmo en Mayagüez.

Cuando se venció el contrato, creo que puedo comparar la sensación como la de un preso que cumplió una larga sentencia, no podía ni creer que tenía la libertad de largarme tranquilamente de aquel sitio tan infame. Ahí dije “pal carajo me quiero ir a vivir solo”, que de hecho creo que es la mejor opción cuando de hospedarse se habla. Inclusive, he escuchado de historias de ‘best friends’ de high school que decidieron hospedarse juntos porque eran ‘amigos’ y a fin de cuentas terminaron casi matándose. A mí sinceramente con esa mierda no me vuelven a coger, hay gente que le gusta pues han tenido suerte de tener buenos companeros. A otros les da igual pues les gusta vivir entre la basura y la porqueria y no les molesta otro cabrón haciendo desorden.

Después de todo esto, creo que es bien importante desde un principio investigar todas las posibilidades cuando uno va cursar estudios universitarios y en el mejor de los casos tratar de no pasar por la experiencia de hospedarse…

About the Author:

×
  • Hery

    Necesito un hospedaje 125.00 mensuales. Urgente para agosto

  • jajajaja por $125.00 te rentan la parte de abajo del viaducto!

  • Maquiavélica

    Si, maldito sea el hotel el Sol y su desayuno intercontinental!!

    Astro, en ti no se puedo confiar mano!!! Maldito traidor!