banner ad

El Derecho de Admisión en Puerto Rico

| June 17, 2014 | 9 Comments

LISA M

Saludos a todos los lectores de La Letrina. Mi nombre es Gazoo Starr, besos a los que me recuerdan y flores al que ya me olvidó. Salgo de mi virginal reposo para hablarles de un tema que está en boca de todos. No, no me refiero a los genitales de una yal, sino a la botada que le dieron a Lisa M del restaurante “Latin Star”.

Durante la madrugada del 15 de junio de 2014, Lisa M fue con unas amistades al susodicho restaurante. Allí se dio un beso o grajeo con Margarita Bernardo, una vuluptuosa “modelo” que tendría el potencial de conjurar las más espigadas erecciones si no fuera porque al hablar tiene una voz más masculina que mi novia Samantha Love. La cosa es que las botaron como plasta e’ mierda del sitio y Lisa M se paró con un cartelón a pedirle a la comunidad homosexual que no comiera allí porque su comida es “veneno para los homosexuales”. Lisa M, cuya “M” es de Marimacho, decidió asesorarse legalmente y buscó los servicios del abogado sin coger clases ni pasar reválida llamado Pedro Julio Serrano. Lisa y Pedro Julio han dicho que llevarán esto hasta las últimas consecuencias y me pregunto “¿Existe el derecho de admisión en esta isla olvidada por Dios?”

Como siempre hago, he hecho un estudio chapucero del tema para dar mi opinión. Invito a todos los abogados de Puerto Rico a comentar y ponerme en mi sitio si la información es erronea. Recuerden que vivo en Camuy. No pidan mucho de mí.

El Origen del Derecho de Admisión

El derecho de admisión viene de la antigua sociedad feudal. Este derecho era una parte fundamental del sistema con el que la desigualdad social se mantenía. El nombre completo era “El Derecho de Admisión a las Cortes”, y era una precondición de nacimiento que solo se le otorgaba a los nobles. Básicamente, para poder tener acceso a la Corte más exclusiva, tenías que proveer pruebas de tener al menos 16 ancestros (ocho paternales y ocho maternales) de linaje aristócrata continuo. Con la caída del feudalismo, esta costumbre cayó en desuso. Luego de la revolución francesa se comienza a buscar la igualdad entre las clases sociales, mas no así entre las razas. El derecho de admisión de mantuvo en el siglo 20 para prohibirle la entrar a los negros y los latinos a diferentes establecimientos. Luego de la lucha por los derechos civiles en los 1960’s, el derecho de admisión sufre unos cambios. Ya no podía ser por color, religión o sexo, por lo que los administradores debían buscar otras razones, y así es como llegamos al derecho de admisión que conocemos hoy día.

 

¿Es legal el derecho de admisión?

La contestación corta es que sí, pero de una manera muy limitada. Desde que se firmó la ley de los derechos civiles en 1964, no se le permite a los restaurantes negarle el servicio a los clientes por razones de sexo, raza u origen. Además, las cortes no le permiten a los restaurantes negarle el servicio por razones arbitrarias, como el caso de la niñita que la mandaron a salir de un KFC porque según el gerente su cara magullada por perros le daba asco a los otros clientes. KFC inteligentemente se disculpó y le donó $30,000 antes de que fueran a tomar acción legal en su contra.

Mucha gente dice “ah pero es que mi negocio es privado y yo dejo entrar a quien yo quiera”. Eso depende de muchos factores. Si el estacionamiento o el local donde estás ubicado es público, te cagaste en tu madre del saque. Pero en el caso de los restaurantes como el Latin Star la cosa es más dificil de justificar. Los restaurantes son vistos frente a la ley como lugares de “acomodación pública”, pues su función principal es vender comida al público en general, y entonces son suceptibles al concepto de “igual protección de las leyes”. Por tanto, el que un restaurante sea privado no lo excusa de negarle la admisión o servicio a una persona.

Entonces, ¿Cuándo puede un restaurante negar la admisión o el servicio?

gallery-LatinStarRestaurant-5_L

Las ocasiones en que un restaurante puede negar admisión o servicios son:

  1. Los clientes están muy algarete o causando problemas.
  2. Si se dejan entrar, el local puede irse “over capacity”.
  3. Si llegan cuando ya van a cerrar o la cocina ya cerró.
  4. Si un cliente llega con un corillo que no va a comer y solo van a dar culo y ocupar espacio.
  5. Los clientes no tienen buena higiene (entiédase los tecatos y los camuyanos).
  6. El cliente está amenazando a los empleados u otros clientes.
  7. La entrada del cliente puede crear problemas de seguridad o salud (ejemplo: si eres un caco).
  8. Si tu nombre artístico es Lisa M.

En Puerto Rico, existe (estoy contando con que aún está vigente) el “Código de Protección y Seguridad de Visitantes, Empleados e Inquilinos de Centros Comerciales” (Ley Núm. 179 de 2007). En la exposición de motivos dice que se hace para tratar de atajar el crimen y evitar que entren cabrones que a leguas se ve que vienen a joder. El propósito es proteger a los visitantes en establecimientos comerciales. Entre las herramientas que provee para la protección de estos están:

a) Crear un Código de Conducta – Aquellas reglas adoptadas por la administración del  Centro Comercial que establecen las normas de comportamiento aceptadas y otros asuntos que estén razonablemente encaminados a evitar la conducta impropia y otras actividades que pudieran resultar ofensivas al disfrute o derechos de los Usuarios del Centro Comercial y/o de sus Establecimientos, o interfiera con la naturaleza o función del Centro Comercial.

 b)Aviso de No Admisión–  Notificación escrita que expide el Administrador del Centro Comercial o cualquiera de sus Inquilinos al Infractor solicitando el abandono inmediato del Centro Comercial y/o de un Establecimiento, detallando las razones por las cuales le retira el consentimiento de admisión al Centro Comercial o al Establecimiento, y el tiempo en que debe abstenerse de visitar dicho Centro Comercial o Establecimiento, según sea el caso.

Entonces, ¿tiene razón el Latin Star o Lisa M?

El Latin Star alega que se reserva el derecho de admisión y servicio. Sin embargo, no basta con tener un letrero que diga “Nos Reservamos el Derecho de Admisión”. Estos letreros se prestan para decisiones sumamente arbitrarias. En todo caso, el Latin Star debía tener las reglas de conducta, objetivas y justificables, visibles al público. Esta publicación es importante para que cuando ocurra la negación del servicio, se vea claramente que los criterios utilizados en el caso fueron objetivos y que hubo justa causa. También es importante que estos criterios sean enforzados de manera razonable y consistente, porque de otra manera va a resultar discriminatorio.

LATIN STAR

La razón que da el restaurante es que promueven un “ambiente familiar”. Debemos mencionar que el suceso ocurre en la madrugada en un area turística. ¿Qué familia está a esa hora comiendo en el Latin Star si no es una que está bien loca pa’l carajo? Encima, tenemos que preguntarnos si cuando hablan de familia se refieren a la tradicional o a la alternativa. El area de Condado está lleno de familias no tradicionales compuestas por parejas homosexuales. Carajo, el Video Bar queda a pasos de allí y siempre han dicho que eso es “una barra e’ gays”. ¿Cuánto dinero ha hecho el Latin Star gracias a homosexuales borrachos como culo que van a bajar la borrachera antes de conducir?

Personalmente no me como el cuento de que no permiten besos de ningún tipo. Si fuera así días como el 14 de febrero no abrirían porque todas las parejas se besan en algún momento. Tendrían un letrero que diga que parejas buscando celebrar su aniversario no pueden expresar su afecto o que se prohibe pedir matrimonio en sus predios. Son cosas normales que ocurren dentro de los restaurantes. Claro, el restaurante alega que era un grajeo, que no es lo mismo que un beso tocao’. Pero volvemos a lo mismo, ¿dónde estaban las reglas del local para que ellas las supieran?

crop_bernardo

 

En el mundo en el que vivimos, esto puede ser visto como un claro ejemplo de falta de equidad. No me cabe duda que si hubiesen sido Natalia Rivera y Francis Rosas no les hubisen cancelado la orden. No creo que darse un beso caiga dentro de la regla de “los clientes algaretes” como para sacarlos. Me parece discriminatorio, y para acabar de joder al restaurante, se toparon con dos mujeres que no tienen problemas con buscar pauta en Lisa M y Margarita Bernardo. Además, el Latin Star es donde supuestamente se llevaba a cabo una red de prostitución. ¿Cómo no le negaron la admisión a esos?

Yo le hubiese negado la comida a Lisa M con la excusa de que su pum pum, mami mami no me va a matar y luego la mandaba pa’l carajo. Eso me parece más razonable que negarle la comida alguien por orientación sexual. Es hora que se acaben esas pendejaces o seremos igual de mierda que nuestros antepasados cuando discriminaban contra los negros. El derecho de admisión es importante, pero más importante es no darle carta blanca a cualquiera para sacar sus prejuicios a pasear.

Si quieres insultarme o burlarte de mí lo puedes hacer en Facebook en www.facebook.com/GazooStarrOficial o en Twitter @GazooStarr

 

 

 

About the Author:

Creador y fundador del mejor blog de Puerto Rico: La Letrina. Maestro de profesión y machinero en fiestas patronales de vocación. Gazoo Starr es un camuyano comprometido con las causas menos nobles del país. Puedes contactarlo a través de Twitter @GazooStarr.
Filed in: Puerto Rico
×