banner ad

El abuso de poder en las escuelas

| February 6, 2013 | 18 Comments

Nazareno

Saludos a los cuponeros y letrineros que me leen. Mi nombre es Gazoo Starr, besos a los que me recuerdan y flores al que ya me olvidó. Hoy quiero hablar sobre la educación formativa en Puerto Rico y un caso en específico del que tengo conocimiento de primera mano.

No es secreto que en Puerto Rico la educación está por el piso. Entre la burocracia, mala planificación y administraciones nefastas, el sistema público de educación pisa y no arranca. A eso le sumamos los constantes abusos de las autoridades escolares sobre los estudiantes. En el área de Hatillo, hay un caso que ha llamado la atención. Es el caso de la escuela Padre Aníbal, donde la administración escolar ha discriminado contra estudiantes homosexuales por agarrarse de manos y besarse como lo hacen los estudiantes heterosexuales. Se supone que no haya contacto entre los estudiantes no importa su orientación sexual, pero si no lo hacen con los los estudiantes straight, no es justo que no dejen a los otros hacerlo. Lo peor, es que los persiguen, no les permiten ejercer su derecho a la libre asociación, los intimidan y los acosan. Es un caso donde los estudiantes han alzado la voz, y el pueblo está pendiente. Pero, ¿Qué pasa cuando esto sucede en los colegios y demás escuelas privadas del país?

Este es el caso del Colegio Evangélico El Nazareno, que se encuentra a unas dos luces de la escuela Pedro Aníbal. Es un pequeño colegio que goza de un buen currículo y excelentes maestros. Fui maestro, el peor de todos, en esa escuela durante el pasado año escolar, y puedo dar fe de la calidad de la enseñanza. Sin embargo, la infraestructura de dicho colegio es pésima. Los estudiantes más grandes cogen clases en vagones atestados de estudiantes, que literalmente tienen los pisos cayéndose en cantos. Los estudiantes no tienen areas comunes para pasar sus horas libres. Una de las clases donó un banquito y languidece sin ser puesto para el bienestar de los estudiantes. Tienen un excelente equipo de volleyball pero por cancha lo que tienen es un establo. La guagua que utilizan para transportar a los niños más bien parece que fue utilizada en pleno campo de batalla en La Guerra del Golfo Pérsico. La planta física es tan mala, que el colegio no cuenta con lo necesario por ley para recibir la comida que brinda el Departamento de Educación a través de Comedores Escolares. El colegio tiene que comprar la comida que le da diariamente a los estudiantes, por lo que generalmente los estudiantes tienen que comer lo mismo.

A estas fallas, se unen las promesas que la administración le hace a los niños, como lo son pizarras electrónicas, internet wi-fi, salones de ciencia, etc. Esto crea un ambiente de expectación en los niños, y todos sabemos que a los niños no se les debe prometer si no se les va a cumplir.

Los jóvenes, que hacen todo lo que ven de moda, crearon una página en Facebook llamada “Boicot al Nazareno”, rebautizada “Nazareno Sin Censura”. En ella hacían todas estas denuncias. Lo increible es que la administración, según me cuentan, se fue en una cacería de brujas, intimidando a los estudiantes para que dijeran quien está detrás, amenazando con expulsarlos por simplemente alzar su voz. Supuestamente llegaron a tal histeria que, no se rian, dijeron que iban a contratar hackers para averiguar quienes estaban detras de un estupido y triste grupo de facebook.

Como la soga siempre se parte por lo mas finito, en este caso por lo más gordo, me involucraron como que fui el que les dijo que hicieran la página. La realidad es que yo nada tuve que ver, pero desde el momento que la hicieron los apoye y entraba a cucar el avispero de la manera más sanana: poniendo citas de la película 300. La administración incluso dijo que me iba a demandar por difamación. ¿Pueden creer semejante estupidez? Pero no es lo mismo llamar al diablo que verlo venir, y ahora si me involucro y hago públicas las quejas de estos estudiantes.

Lo que estos muchachos están viviendo es maltrato institucional. Algunos de ellos no se pueden concentrar en las clases y viven con la perse de que la administración los va a sacar de los salones para interrogarlos. Algunos hasta buscan excusas para faltar.  Esto tiene nombre y apellido: se llama acoso e intimidación. Según la administración los estudiantes no pueden escribir mal del colegio en internet porque al igual que los matrimonios resuelven los problemas entre las sábanas, los problemas se resuelven dentro de la escuela. Lo lamentamos, pero eso no es así.

El reglamento escolar no dice nada sobre lo que pueden hacer o decir los estudiantes fuera de la escuela. Además, el poder escolar no puede ser tal que quiera mandar en lo que hacen y dicen los estudiantes en horas fuera del horario escolar. La escuela no puede usurpar el rol parental. Mientras fui maestro de ellos, nunca interactué por internet ni me interesó interactuar, por razones obvias. Los estudiantes tienen todo el derecho a tener una vida lejos de la escuela, donde estos no estén pendientes y no se involucren a menos que sea completamente necesario.

De la misma forma que se fomenta que no haya bullying en las escuelas y se den las quejas necesarias, los estudiantes tienen derecho a hablar si sienten que son víctimas de maltraton institucional. Además, ¿Por qué no se pueden quejar por baños sucios, pelos en las bandejas escolares, bandejas mojadas, que siempre le den la misma comida, escombros frente a los salones, cisternas con lama y moho, por pedir las pizarras electrónicas e internet wi-fi que nunca llegaron, etc.? Ellos están en su derecho pues los padres pagan. Ellos están en su derecho porque gozan de su  libertad de expresión.

Como dije, yo nada tuve que ver y me metieron. Incluso, el ambiente laboral que se vive en esa escuela es tan malo que antes de acusarme a mí, acusaron a los maestros de turno de “incitar a los estudiantes a rebelarse” contra la administración, como si estuvieramos hablando de La Revolución Francesa. Dijeron que me iban a demandar.

Tengo esto que decirles: mi vida no se quedó detenida en su maldito colegio. Yo no tengo tiempo para eso. Del colegio me llevé conmigo el cariño y el recuerdo de los estudiantes y de los compañeros que se volvieron amigos. Cuando yo tengo algo que decir, no estoy abriendo paginitas en Facebook. Yo tengo el blog más poderoso en el mundo y el universo también. ¿Para que hacerlo donde me van a leer 10 gatos si aquí me leen 100 mil en un día? ¿La administración tiene abogado? Yo tengo abogados. A mi nadie me va a intimidar. Yo no tengo 14 años.

Para que haya libelo y/o difamación tiene que haber un grave menosprecio a la verdad. Yo no menosprecio a la verdad cuando digo que la comunidad escolar odia con el alma a la administración. No menosprecio a la verdad cuando digo que una maestra se fue este año porque se le faltó el respeto como educadora frente a los padres. No menosprecio a la verdad cuando digo que el año pasado cogieron a grupos de estudiantes viendo pornografía en el plantel y se trató de mantener en secreto. No menosprecio a la verdad cuando digo que la administración del colegio se comunicó con Carlos Diaz Olivo, experto en corporaciones, para ver si podían separarse de la iglesia. No menosprecio a la verdad cuando digo que varios maestros se vieron obligados a cambiar las notas de estudiantes por favoritismos y por ser familia de la administración. No menosprecio a la verdad cuando digo que en el colegio se menosprecia la clase mas importante, la historia, dandole el examen a los estudiantes para que luego que lo estudiaban fueran y lo contestaran nuevamente. No menosprecio a la verdad cuando digo que se trata de callar la voz estudiantil.

La Letrina no es para menores de edad, pero sé que muchos la leen. A los 16 entré a una pagina llamada El Aposento que cambió mi manera de ver la libertad de expresión. Al que me lea le digo que nunca permitan que se les calle cuando tienen el derecho de hablar. Por ser complacientes es que se tiene la imagen de que el puertorriqueño vive a la buena de Dios y no hace nada por salir del boquete. Si usted pide lo que le corresponde con respeto y sin obligar a los demás a pensar igual, puede luchar hasta lo último. No hay que esperar a la universidad para comenzar la lucha estudiantil. Si más estudiantes se quejaran  con el apoyo de sus padres, el sistema fuera mucho mejor. Las escuelas son un microcosmos de la sociedad. A medida que estos aprendan desde jóvenes a buscar cambios para su bienestar, se prepararán para hacer lo propio de adultos. Como dijo el Ché, “Hasta la victoria, siempre”.

Creo que seré persona “non grata” en la graduación.

Puedes ver el famoso grupo de Facebook, Nazareno Sin Censura, aquí.

Si quieres demandarme o invitarme a tu graduación, lo puedes hacer en www.twitter.com/GazooStarr

 

About the Author:

Creador y fundador del mejor blog de Puerto Rico: La Letrina. Maestro de profesión y machinero en fiestas patronales de vocación. Gazoo Starr es un camuyano comprometido con las causas menos nobles del país. Puedes contactarlo a través de Twitter @GazooStarr.
×