banner ad

Cosas de caballeros y de clavalleros

| November 1, 2011

Macetaminofen, el obsequio de Dios a la mujer latina y niño símbolo de la perfección varonil, hoy vuelve a petición del público enardecido que pide más letras del mimado del Barrio Joyo Vicioso de Guayanilla. Hoy quiero hablar de nosotros: los caballeros…y los clavalleros.Ser un varón con una mentalidad liberal en un país machista suckea bastante. Uno tiene que mostrarse como este único semental, experto conocedor de todas las herramientas posibles, catador de cerveza premium y diestro en el arte de escupir por la ventana del carro para que las mujeres se fijen en ti. Tenemos que mostrarnos como que tenemos una caravana de mujeres ávidas para copular día a día y que nuestro pasatiempo es romper piñatas llenas de vaginas, porque es intolerable que un hombrecito desee estar con una sola mujer.Y ahí está uno, casi obligado en el strip club pujando la sonrisa de la felicidad porque la bailarina te pasó el toti por la cara. Todos tus panas la están pasando brutal mientras piensas en Vivian -la del cuento- y sus senos que parecen flan para que esto logre la más satánica erección porque la verdad es que el olor a Malboro mezclao con splash de strawberry de la stripper no te motiva.

Es casi una epopeya varonil que la danzarina entetá te rompa los calzoncillos. Y según el tiempo pasa, la cosa empeora. Ya ves a tus panas hablando del capoeira sexual que hizo en un motel con una “amiguita”, mientras coloca la lata de cerveza en su pipa
para darle más comodidad a su cansada muñeca. Luego la conversación gira drásticamente cuando pasa un carro más exótico que el Nissan Sentra de nosotros.En nuestras conversaciones no gana el que tenga la razón sino el que acomode su línea de pensamiento con un buen punch line. Nosotros siempre tenemos la perse de tener un pana que nos liga el pene, por eso cuando vamos a orinar, escogemos un punto de enfoque en el azulejo para no vernos “raritos”.Si notamos con el rabo del ojo que alguno de nosotros movió el cuello mucho durante la meá, nos ponemos a bochinchear que el fulanito se le moja la canoa.

Yo aún no entiendo bien eso de los varones que dicen que “janguear con la jeva es aburrido”, en cambio, estar con 17 machos hablando en círculo en un club de carros es un jangueo del más allá.Entonces, la jeva en la butaca del carro intercambiando fotos de pipices con sus amigas por mensajes de texto, mientras que el macharrán está con los socios gritándole a otro carro “¡PONLE
PONLEEEEE!”
.Tampoco entiendo el porqué carajo los hombres se tiran fotos con sus hijos para hacerse los más “cute” para impresionar a otras mujeres…y las muy bobas caen con esa sucia, barata y clichosa movida.A veces mi género me averguenza
bastante… especialmente cuando los veo enganchaos en four track.No podemos encontrarle el dichoso Punto G a una sola mujer y ya estamos metiendo embustes de que hicimos un threesome con dos Iris Chacones.No podemos ver un chick flick con una jeva -que siempre salen mujeres preciosas- pero podemos mamarnos dos horas de un juego de baloncesto viendo negros sudar y menear las nalgas. Ellas se van a ver la película solas y ven en el protagonista el hombre que quieren, y tienen fe de que Tito El Duro y Bebé El Boss cambien y se conviertan en ese galán que tanto sueñan.Les tengo que decir desde ahora que eso no va a pasar.Al menos no como en la película.

Y los varones hablan de que a sus mujeres se les pusieron las carnes blanditas luego del parto de su bebé, mientras estos exhiben su preciosa anatomía de barquilla y sus estrías en el área del sobaco. Se quejan de que su novia o esposa no es la misma de antes, que ya no es putita en la cama y que siempre está cansada…pero no mencionan que lo que dan es tres minutos de sexo patiao, no le pasan la mano y lo más sexy que le dicen es “mami, ponte”.Los hombres salimos al jangueo con esta mentalidad de que una chica nos va a ver, le vamos a gustar y esa noche habrá bajaera ‘e panty…cosa que nunca pasa.Es un pecado ser afectivo con nosotros. Un abrazo debe ser despegaito y sin roce de tetillas.Los hombres no hablamos de nuestros sueños porque siempre habrá alguien en el corillo que te los derribe con tan sólo un “‘tas bien loco, cabrón“.Lo peor que le puede pasar a un hombre no es no saber cambiar una goma, sino no tener sexo. Escuchas el cuchicheo de los demás murmurando “este cabrón no mete“.

Una vez yo cometí el error de sincerarme y decir “que no tenía sexo hace cuatro meses”. Aún recuerdo aquel coro de risas. Incluso, un chamaco que medía uno 5’7 y pesaba unas 345 libras se estaba riendo de mí mientras me apuntaba con su dedo índice porque “hasta él y su primo paralítico mojaban el nugget”. Nunca hablamos del amor.No importa cuanta confianza haya entre nosotros, tocar ese tema es más difícil que entender cuando Rosselló dijo que era “católico-protestante”.¿Y qué pasa cuando por alguna razón mágica alguno de nosotros cambiamos esa forma de pensar? Fácil: nos jodemos.

Yo sé que los machuos grupos feministas me van a caer arriba, pero las mujeres tienen bastante de la culpa.No todos los varones son como los que yo describo, pero estoy seguro que todos tienen miedo a mostrarse tal cual son. Los hombres tenemos miedo a decir lo que sentimos, a ser románticos y enamorarnos por miedo al rechazo.Usualmente un hombre comprometido es un hombre al que la mujer lo va a pasar por la piedra. Las mujeres están adoctrinadas para fijarse en el difícil que no pueden amarrar, y ya los hombres lo saben.Por eso las joden.Y luego nadie gana.A nosotros también nos gustan las cenas a la luz de la luna, y la música suave y el juego de miradas para seducirlas. A nosotros también nos gustan que nos rasquen la cabeza, que nos hagan sentir que nos necesitan y no siempre queremos sexo como gran premio final.

Nosotros también soñamos con llevarlas a sitios lindos, con una caminata y una buena conversación , y con decirle las palabras más lindas que las hagan sentir como una reina. Nosotros somos cerdos, nos tiramos peos a la menor provocación y nos miramos el órgano genital buscando anomalías y nuevos lunares, pero si nos dieran la oportunidad se darían cuenta que es un mito eso de que “todos somos iguales”.Hoy le tiro a los míos sólo para desarmarles el alma y se desprendan de tanto machismo. Yo estoy cansado de la eterna batalla del hombre y la mujer. Ya los tiempos cambiaron. Al final del día , nosotros al igual que ustedes, sólo queremos encontrar el amor y ser felices. Eso sí, no pretendan que aprendamos a bajar la tapa del inodoro.

About the Author:

Gurú farandulero, filósofo, analista político, pinto rejas, hago mudanzas y boto escombros. Autor del worst seller "Las Cavilaciones de un Escritor Loco". Insultos son bien recibidos en Twitter @Macetaminofen
Filed in: Sin Categoria
×
  • EL SABADO EN EL BOTE DE SIEMPRE CABE. LLEVA CARNE FRITA.

    • No se vistan que no van a menos que me traigan WHISKEY CON AGUA E COCO

  • Herco, no te olvides de los rellenos de papa.

    Los refranes del día:
    Cuando el río suena, reos trae…

    A río revuelto, ganancia de Corrección…

  • RIP Carlos Merced. Ahora sí se nos dió.

  • Planificamos llevarle varios artículos a Piculin en la cárcel.

    Diganme la lista.
    1)
    2)
    3)
    4)
    5)
    6)

  • Puñeta, se me olvido. Es que estoy en proyecto especial que tengo que terminar esta semana. Te llamo mañana.

  • AverageJoe

    Esto esta cabron, tienes toda la razon. Las tratas como mierda y te buscan, por otra parte, eres el “good guy” y caes en el friend zone, donde te van a llamar para pedirte pon o mierdas asi nada mas…

  • Annie

    cierto!