banner ad

Carta abierta a Roberto Ramos-Perea

| May 5, 2011

Hola, señor Roberto.

Estoy seguro que usted no me conoce y que no ha tenido el placer de maravillarse con mi belleza física. Mi nombre es Alexis Zárraga, pero soy mejor conocido en los medios sociales como Macetaminofén. Sí, lo sé; suena bastante cafre, y eso precisamente es lo que me gusta. Yo lo sigo a usted pues yo escucho cualquier porquería que suene en la banda AM…mentira. Yo supe de usted una tarde que lo escuché cuando estaba en el programa de WKAQ con Normando Valentín. Quedé bastante convencido con sus planteamientos , tanto ideológicos como religiosos. Me gustaba la forma iracunda con la que daba en la mesa mientras un pícaro Normando lo provocaba haciéndole cosquillas en los pies en plena emisión del programa. Yo desde mi carro afirmaba cuando usted lo hacía allá en el estudio, y para mostrar furia, daba tímidos puñitos de nena en el tostado dash de mi carro. Usted era el verbo ( o sustantivo) encarnado de como todo idealista sueña envejecer.

Me molesté mucho cuando lo despidieron de la emisora, tanto así que hice una protesta sentándome encima de un hormiguero,
misma protesta de la que desistí a segundos de comenzar y decidí entonces orinar el hormiguero; tal como usted nos había enseñado: a provocar a los bravitos. Quise seguirlo por su página de Facebook para mantenerme enterado de su opinión. Según pasado el tiempo, veo que se ha alejado de sus acertados análisis. Me recuerda a aquella generación de escritores…¿los encabronados se llamaban? Sí, los mismos que pasaron a ser los encajonados.Yo por mi parte me fuí alejando de algunas ideas utópicas, usted sabe,
tratando de hacer mis propias huellas y no seguir las de nadie.Luego de desintoxicarme de toda ese revoltillo cheguevariano y de ese albizuismo que nos los meten en remix pa’ mantenerlo actualizado, he tratado de ver las cosas lo más objetivas posibles. No le voy a contar más de mí, ni le diré como fuí derrotado por una pequeña lesbiana en el programa del Tío Nobel.

Le escribo porque el pasado miércoles usted expresó en la Oficina Gubernamental de Aníbal Acevedo Vilá, o sea Facebook, un status en el que decía que no le dolían los 3,000 muertos de los hechos ocurridos en septiembre 11 de 2001. Sabía que comentar en contra de su pensar en su página era como hacer una redada en el negocito de Betsy un día que esté janguiando Jorge Santini, pero aun así algunos lo hicimos porque creíamos en que usted respetaba opiniones.Me equivoqué. ¿Sabe qué? Uno quizás puede estar en contra de los imperios, y de sus malas acciones ( que no se las discuto) pero llegar al punto de comparar las muertes de gente inocente con Hitler, Stalin, entre otros canallas de la historia, es una de las barbaridades más grandes que he escuchado, siendo superada solamente por Wisin cuando dice “yo y Yandel“.

El status de la discordia

Quizás usted ha visto muchas mala acciones en esta vida que tiene el corazón bombeando el mismo amor que Lydia Echevarría, y prefiero pensar eso antes de pensar que usted ve las cosas como si estuviera jugando pelota dominguera : por bandos. Yo recuerdo ese septiembre 11 de 2001 muy bien. Ese fue mi primer día de trabajo en un supermercado. Tenía 18 años. Estaba empezando a ver mundo. Esa mañana todos hablablan de que algo había pasado en Estados Unidos, pero yo salí apurado de la Universidad y sinceramente estaba dándole más casco al código de los guineos y las viandas que había aprendido en el training para ser cajero. Esa tarde la pasé fatal. Inicié mi vida “profesional” descuadrao en el primer turno. Al llegar a mi casa y ver la imágenes, me impresioné muchísimo.Recuerde, yo aún era una plasta ‘e muchachito que recién comenzaba a saber del mundo. Este boricua bestial cria’o a mano vió como el odio -o la avaricia- pueden hacer cosas inimaginables. Y no sólo lo aprendí yo de cantazo, sino toda mi generación.

Yo no quiero entrar en los detalles de lo que pasó, ni especular que fue un “inside job”; no le escribo para eso.Yo sólo recuerdo gente tirándose por las ventanas y otros corriendo para salvar su vida, usted sabe, tal “como lo hicieron Hitler y Stalin”.Eran mujeres y hombres comunes que fueron a un martes normal al trabajo.Muchos de ellos fueron a llevar el pan a su casa y nunca regresaron. Otros estaban montados en un avión y esa fue la última trilla de su vida. Sí, sé que vendrá con que Estados Unidos ha hecho muchísimo daño en el mundo y que han muerto miles de personas; pero le diré algo en el idioma que tanto le gusta: two wrongs don’t make a right.

Este año se cumplen una decada de aquel suceso. En 10 años todos hemos cambiado, y aún me conmueven las imágenes de esas personas. Diez años después yo tengo una hija, y creo que eso me ha “sensibilizado” más y me ha mostrado la fragilidad de la vida.
No podría imaginarme que algo le suceda a ella, no podría imaginarme que un hijo me llame para despedirse porque sabe que va a morir como pasó en 9/11. Pero , usted sabe, tal como “hicieron Stalin y Hitler cuando se iban a morir”…

Yo he estado en lugares , y sin tener nada que ver, he visto como han matado gente a mi lado.Una de esas balas me pudo tocar
a mí por las mismas razones que mueren muchísimos inocentes: por el odio y la avaricia. De haber muerto , ojalá usted dijera las últimas palabras en mi duelo y comparara mi muerte con la de alguien “admirable” así como Toño Bicicleta.Eso sería tremendo honor.Hoy no le escribo para decirle que metió las patas, eso ya se lo dije en su cueva, o mejor dicho, gallinero. Usted la cagó, y luego de cagarla, quiso limpiarla con un mapo y la regó aun más.Yo no pretendo que cese su odio hacia los yankis, porque muchas veces ustedes ante datos concretos ( no ideas, esas sí les sobran) pareciera como si ese odio fuera lo que los mantiene vivos. Este servidor -ex cajero y a veces pichón de escritor- le digo que la próxima vez aprenda a hacer comparaciones justas, y más aun cuando se trata de muertos.Al menos sea objetivo con aquellos que no tuvieron una opción. Ah, gracias por llamarnos “bestias” a aquellos que no le dimos la razón. Me recuerda a algunos personajes del PIP que tanto usted crítica y cuya verdad es tan absoluta que se hablan entre sí porque “nadie más entendería”.

No, su letra no fue ácida, porque aunque usted no lo sepa, de letra ácida y que ofende sí sé yo.Usted cometió un error garrafal
y si no fuera porque usted no tiene cerquillo, lo hubiese confundido con Marcos Rodríguez Ema con sus expresiones.
Una última cosa , Roberto: si estás leyendo esto, significa que estás en mi casa. Aquí no tienen que pensar como yo ni se censura.
Disfruta esta letrina de la democracia, y al salir…ten cuidado que la puerta no te dé en el culo.

About the Author:

Gurú farandulero, filósofo, analista político, pinto rejas, hago mudanzas y boto escombros. Autor del worst seller "Las Cavilaciones de un Escritor Loco". Insultos son bien recibidos en Twitter @Macetaminofen
Filed in: Sin Categoria
×
  • No tengo idea cual fue la reacción de Ramos Perea a tu comentario Alexis porque no lo tengo en mi lista a él ni a ti, pero creo, que el el contexto amplio Ramos-Perea tiene la razón aunque quizás suene algo insensible. Tu bien sabes las barbaridades que ha hecho la maquinaria imperialista de Estados Unidos. Sí, había familias, niños, abuelos, tíos, inocentes en cierto modo. Pero viéndolo en el macro, viéndolo desde la perspectiva de un niño palestino, o un niño iraquí, ¿qué significado tiene? ¿Quién es el instigador? ¿Quíén es el que aplasta, pisa, roba, mata con toda impunidad, con todo a su favor, impune? Los aproximadamente 3,000 muertos de de septiembre 11, de cierto modo, son hasta responsables de su propia muerte, sólo los niños se justifican como inocentes. Ellos han apoyado el gobierno más descaradamente explotador del planeta, tienen algo de responsabilidad. Mientras ellos iban a trabajar a ganarse su dinero en el complejo, niños mueren en Somalia, en Afganistan, en Colombia. Mientras ellos viven la burbuja de “comfort”, el mundo real invisible de los medios masivos, muere de hambre para mantenernos. Ramos Perea tiene su opinión, tu Alexis tienes la tuya, ambas criticables como la que acabo de escribir. Y si vamos a hablar de insensibilidades, ¡más crueles cosas has dicho usando tu “alter ego”! Como por ejemplo burlarte del proceso de lucha contra el cáncer de seres humanos vivos miembros de la farándula, que tienen familia e hijos. ¡Esos no se lo han buscado!

  • No solo eso, de la paralisis de Sandra Zaiter, de la muerte de Rolandito y Lorenzo, del autismo, del sindrome down. El dia que Maceta pase por algunas de estas catastrofes lo vere llorar sangre.

  • cloepatrabd

    hey! No había podido comentar. Muy bien escrito de tu parte Macetaminofen.

  • Pingback: Marcus Pontin()

  • Pingback: material de oficina()